Viernes 19 de Abril del 2019     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a Salvador Gutiérrez el día 21 de Diciembre de 2010

Pregunta.- Sobre las tildes diacríticas, ¿si se ha acabado con la tilde en solo porque mantenerla en mí o té, que generan mucha menos confusión?

Respuesta.- Se trata de problemas diferentes. La tilde diacrítica se ha introducido en las normas ortográficas para diferenciar palabras tónicas de palabras átonas. Sin embargo, tanto el solo adverbio como el solo adjetivo son voces tónicas. Sin embargo, el mí pronombre es tónico, mientras que mi posesivo es átono.

P.- José Manuel Blecua, nuevo director de la RAE, afirma hoy en EL PAÍS: "Yo también me resisto a veces a escribir solo sin tilde. ¿Por qué no hay nadie en la Academia que haga una rotunda defensa de la desaparición de esta tilde diacrítica?

R.- Lo que el nuevo director de la RAE dice es que a él también le cuesta no poner la tilde en "solo" adverbio. Es comprensible a causa del hábito adquirido desde niño. Yo soy partidario de eliminar la tilde en los demostrativos y en el adverbio solo. Constituyen una incongruencia con las normas ortográficas. La RAE no pone la tilde en ninguna de sus publicaciones desde 1959.

P.- En palabras como PERIODO hay quienes tildan la i y hay quienes no lo hace...¿cuál de las dos formas es la correcta?

R.- Las dos opciones son correctas. En algunos países de América las dos opciones poseen diferente significado. El término "periodo" alude a la menstruación femenina.

P.- ¿Cuál cree usted que es el futuro de la letra ñ en un mundo tecnológico que parece esforzarse cada día más por eliminarla?

R.- Tengo la convicción y la esperanza de que se mantendrá. Es cierto que tendríamos que presionar para que aparezca en los móviles y otros instrumentos electrónicos de lectura.

P.- ¿A través de qué medio la Real Academia tiene acceso a lo que se está "cociendo" en la forma de hablar de los hispanohablantes? Un saludo

R.- La Real Academia Española incorpora todos los días textos representativos de todas las zonas y de todos los niveles del lenguaje. Los almacena en los corpus que está realizando. Estos corpus constituyen la base de todas las reflexiones y discusiones. Reflejan el uso de una palabra o de una construcción.

P.- Si el castellano es un idioma tan rico, ¿por qué tanto en los medios de comunicación, como en la misma real académia, se admiten tantos anglicismos? Gracias.

R.- El español o castellano es un idioma vivo, efectivamente. Y por eso mismo incorpora nuevos términos de otras lenguas. Este es un destino inevitable. A lo largo de la historia el español ha incorporado términos germánicos, árabes, italianos, franceses... Ahora entran más anglicismos. Lo importante es saber adaptarlos bien.

P.- ¿Por qué la RAE dejó en recomendaciones innovaciones que ya habían sido anunciadas? ¿Amenazaron determinados escritores con firmar un manifiesto conjunto de protesta o insumisión?

R.- Las decisiones de la RAE y de la Asociación de Academias son tales solamente cuando se aprueban. En la aprobación de normas intervienen numerosos factores. Uno de ellos, muy importante, es la fuerza del uso. Los romanos decían que el uso es más poderoso que los césares.

P.- ¿Por qué la Academia es en ocasiones tibia? Por ejemplo, cuando desaconseja escribir exágono (y derivados) es decir, hexágono sin h, pero no lo señala como incorrecto. Admitiendo las dos envía un mensaje poco claro. ¿No cree que admitir ambas opciones, aun prefiriendo una, ayuda a perpetuar la incorrección? Gracias

R.- En la incorporación de determinadas palabras al diccionario manda el uso. Si en el uso de los escritores cultos se registra una doble grafía, el diccionario incorpora las dos formas. Suele, sin embargo, elegir una de las dos formas como la más representativa y recomendable. En muchos aspectos la labor de la Academia no es la de condenar, sino la de orientar y encaminar los usos en determinada dirección. Esta cuestión es muy interesante.

P.- Mi opinión de siempre ha sido, "si hay duda, pongamos minúscula" y parece que la RAE camina en la misma línea, ahora bien... El ejemplo escogido (y que aparece más en prensa) se me antoja insólito. Si "ibérica" (por nuestra península) es un adjetivo, ¿cómo diantre se llama el accidente geográfico que compartimos con Portugal y Andorra?

R.- La Academia tiende hacia la "minusculización". Existía un hábito de sembrar mayúsculas a diestro y siniestro. En el capítulo correspondiente de la nuevo Ortografía se propone escribir con minúscula muchas palabras que solían escribirse con mayúsculas. En el caso concreto de "península Ibérica" la palabra "península" es minúscula (es un nombre común genérico), mientras que "Ibérica" es la expresión denominativa. Aunque originariamente sea un adjetivo, al adquirir valor denominativo se convierte en nombre propio.

P.- ¿Desde cuándo será aplicable la ortografia nueva, afectará a la nueva selectividad? ¿En caso de dar un plazo para su adecuación ¿Cuanto tiempo será necesario?

R.- La Ortografía comienza a tener vigencia desde el mismo momento de su publicación.

P.- ¿Qué criterio ortográfico prevalece para la RAE, el fonético, el etimológico o el de uso?

R.- Es una buena pregunta. Durante alguna época (inicios de la RAE) prodominó el criterio etimológico. En realidad, se atiende simultáneamente a varios: el fonético, el de uso, el de congruencia gramatical...

P.- "Pero, puestos a escoger, soy partidario de las voces de la calle más que del diccionario..." J.M. Serrat ¿Deben adaptarse las voces de la calle a la R.A.E., o hacerlo ésta a las voces de la calle? Es decir, ¿deberían ser ustedes legisladores y policías de la lengua, o por el contrario meros recolectores de la diversidad del castellano?

R.- La Academia tiene una misión normativa, es cierto. Sin embargo, todas sus decisiones se apoyan en criterios sólidos. Uno de ellos es el uso. Los académicos decimos que no somos tanto legisladores como notarios del uso consagrado.

P.- Según tengo entendido, una de las razones esgrimidas para permitir la utilización de sólo/solo o éste/este es facillitar la escritura, ya que los casos de ambigüedad pueden resolverse por el contexto. Así las cosas, ¿llegará un momento en el que estará permitido escribir, por ejemplo, "hecatombe", "ecatombe" y "ecatonve"? Ahí tampoco existe ambigüedad si quiero describir una situación como una catátrofe...

R.- Estoy de acuerdo. El grado de polisemia de las palabras es inmenso. Si siempre que existiera un peligro potencial de ambigüedad debiéramos establecer diferencias en la escritura, tendríamos que hacer muy compleja la ortografía.

P.- ¿Esta nueva obra se colgará en Internet?

R.- De momento, no. De momento, solo se pueden consultar por Internet el DRAE y el Diccionario panhispánico de dudas.

P.- Muy estimado académico: Antes de tener tiempo de leer la nueva Ortografía y si un alumno de un máster (ya con la carrera finalizada y que también se prepara para ser profesor de Lengua española) me preguntara por los tres cambios fundamentales en la actual ortografía académica, ¿cuál sería la breve respuesta que podría darle? Gracias

R.- La respuesta, Joaquín, no es fácil. Los cambios fundamentales afectan a la concepción misma de la obra: no es un prontuario de normas, sino un tratado. Se apoya en criterios científicos e intenta sentar las bases de una disciplina de carácter aplicado. Por las reacciones detectadas, las normas que más protestas han causado son las relativas a la tilde diacrítica (solo y demostrativos), las relativas a los monosílabos con diptongo ortográfico (guion, truhan, Sion, lie...) y los nombres de las letras.

P.- Bueno, creo que mucha gente comparte conmigo esta pregunta. ¿Por qué se ha procedido a cambiar las reglas ortográficas? A mí, personalmente, me parece injusto, puesto que durante años hemos tenido que aprender todas las normas y reglas aplicadas, y ahora ya no sirven de mucho.

R.- Tu pregunta, Noelia, es muy común y razonable. Hay diferentes razones: -Se cambia el nombre de algunas letras para conseguir una denominación única y más simple en todos los países hispanohablantes. No es una decisión que nosotros hayamos tomado arbitrariamente. Responde a una petición constante desde el mundo de la enseñanza y de la comunicación. -Otros cambios se realizan para introducir coherencia en la Ortografía. No tenía sentido seguir diciendo que la "ch" y la "ll" son letras. Son dígrafos, es decir, conjuntos de dos letras. -Los supresión de tilde en los monosílabos con diptongo ortográfico obedece también a razones de coherencia: si son monosílabos ortográficos, no tiene sentido poner la tilde. -En el caso del prefijo ex- se propone que siga el criterio de escritura del resto de los prefijos: que se pegue a las palabras simples (exmarido), mientras que se separe cuando afecta a expresiones complejas (ex capitán general).

P.- Si hay hablantes, entre ellos yo, para los que palabras como truhán o guión son bisílabas, ¿por qué no respetar la tildación de estas palabras, tal y como se había venido haciendo hasta ahora? ¿Por qué obligarlos a tratar como monosílabos lo que para ellos es un claro bisílabo? ¿No habría sido más fácil y menos polémico dejar este aspecto como estaba? Gracias..

R.- Existen palabras que pueden realizarse con hiato o con diptongo sin que se produzca un cambio en el significado. Por ejemplo: su.per.fluo o su.per.flu.o (lo mismo que continuo, recua, oblicuo...). Para evitar que en unos casos se escriba con tilde (cuando son esdrújulas) y en otros sin tilde (cuando son llanas), se adopta el acuerdo de considerarlos diptongos ortográficos. Lo mismo ocurre en guion, truhan, Sion, fie, lie... No cambia el sentido. Son diptongos ortográficos. Esto quiere decir que, por razones de simplicidad, se consideran ortográficamente diptongos tanto si en la pronunciación se articulan como hiatos o como diptongos. Es una decisión muy sabia.


P.- ¿Un profesor debe considerar un error ponerle el acento a los pronombres demostrativos y al adverbio solo? La redacción del texto de la Ortografía no deja nada claro este aspecto, al decirse que "se podrán escribir sin tilde" incluso en aquellos casos en los que hay ambigüedad. La perífrasis que se emplea da pie a dos posibilidades ¿Es un error claro de acentuación escribir "éste me gusta" y "sólo pienso en ti", por ejemplo? Me gustaria que la respuesta fuera lo más clara posible.

R.- No es una falta poner la tilde en el adverbio "solo" y en los pronombres demostrativos. En este punto la norma queda como estaba. En lo que se modifica la norma es en lo siguiente: se suprime la obligatoriedad de escribir con tilde los casos de posible ambigüedad o anfibología. Para un alumno era difícil determinar en qué casos hay posible ambigüedad. Es correcto escribir tanto "este me gusta" como "éste me gusta". La RAE no pone la tilde a estas palabras en sus publicaciones desde hace cincuenta años.

P.- La ortografía y el uso correcto del español, ¿a qué público va dirigido y exigido?. Asistimos a una discriminación e injusticia social sin precedentes, cuando vemos a nuestros políticos/as "pronunciando cónyugue o cualquier otra burrada", O ilustres profesionales de nuestras instituciones hablando o escribiendo "sin regla de ortografía alguna". Reitero mi pregunta

R.- La ortografía va dirigida a todos los españoles. A diferencia de otras disciplinas descriptivas (como la gramática), la ortografía es prescriptiva, normativa. En unos casos, impone reglas; en otros, orienta hacia determinados usos aconsejables.

P.- 1) El nivel cultural desciende y emplea términos imprecisos 2) La mayoría de la población globaliza esos vulgarismos. 3) Los medios los recogen y amplifican 4) la RAE oficializa lo que parte de la sociedad ha consagrado en la realidad cotidiana. No es ésto una falacia. El latín sufrió sucesivas vulgarizaciones pero lo hizo de forma espontánea y no amparado por una institución oficial. ¿Debe una lengua someterse al yugo constante de una sociedad aunque ésta, a veces, involucione?. Gracias.

R.- La pregunta es múltiple y compleja, pues viene acompañada de afirmaciones. En esencia, la respuesta es esta: la lengua pertenece a los hablantes y son los hablantes quienes en un plebiscito diario y continuo van aprobando los cambios sufridos por su lengua. Las lenguas son los organismos más democráticos de toda la cultura humana. Los organismos como las academias, diccionarios... tratan de orientar los usos, pero la decisión final siempre corresponde a los hablantes.


Entrevistado por El País

El 21 de Diciembre de 2010




Salvador Gutiérrez

El pasado viernes se presentó la nueva Ortografía de la lengua española, elaborada entre las Academias de la Lengua de España, América y Filipinas. El coordinador de esta obra es el académico Salvador Gutiérrez, ha charlado con los lectores sobre la elaboración de esta Ortografía y comentará los aspectos más polémicos. FOTO: Alberto Ferreras



Quizás te pueda interesar

           
Mamen
           
Juan Jesús Vivas

           
Vicente Rodríguez
           
Mercedes Castro

           
Lombardi
           
Pedro Tarquis

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com