Sábado 22 de Septiembre del 2018     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a Pablo Pardo el día 07 de Septiembre de 2011

Pregunta.- ¿Ha sido procesado algún alto cargo de la administración estadounidense con motivo de las torturas?

Respuesta.- No. Ni siquiera oficiales. Hay que tener en cuenta que en Bagram, según Corsetti, nunca entró nadie con rango superior a sargento en ninguna sala de interrogatorios. Y que no había ningún protocolo o norma de actuación por escrito. Así es fácil culpar a los miembros más bajops del escalafón, y difícil a cualquiera por encima de sargento.

P.- ¿Cómo conociste al interrogador sobre el que trata el libro? ¿Cómo fue vuestro primer contacto? Un saludo desde Madrid.

R.- Le conocí el 5 de diciembre de 2007 en el estreno del documental Taxi to the Dark Side (Taxi hacia el lado oscuro) en Washington, que ganó el Oscar en 200Corsetti aparece en el documental. Después del visionado hubo una mesa redonda en la que él participó. Le pedí una entrevista para EL MUNDO, que fue publicada el domingo siguiente, y así empezó todo.

P.- ¿Qué hay de verdad en este libro? ¿Cómo sabemos que lo que este soldado y tú contáis es cierto?

R.- Casi todo lo que cuenta Corsetti está corroborado en los documentos del proceso que le llevó al Consejo de Guerra en 200Otras cosas-como el desprecio de los árabes de Al Qaeda por los afganos-han sido documentadas por ejemplo por The Atlantic Monthly y The Wall Street Journal. Algunas, como el uso de agua mineral San Benedetto para hacer el waterboarding son, sin embargo, imposibles de corroborar, pero tiene lógica que evitaran agua afgana, que está muy sucia y es peligrosa, y usaran el agua que entonces usaba el Ejército de EEUU en Bagram.

P.- ¿Ha aprendido de Corsetti alguna técnica interrogativa que vaya a poder utilizar en su labor periodística? (Sinceramente, espero que no... pero, si es que sí, ¿cuál?). Gracias. Luis.

R.- Corsetti siempre decía que la tarea de un interrogador es como la de un periodista (eso sí, yo no puedo poner a nadie 21 días sin dormir, o partirle una costilla de una paliza): se trata de hacer que la persona confíe en ti. Y, a continuación, tratar de pillarle con la guardia baja. Es más buscar la colaboración que la coerción.

P.- Este es el primer libro que edita Libros del K.O. ¿Le atrae el riesgo o le puede su baja autoestima? Aunque, claro, lo mismo habría que preguntar a los editores...

R.- Digamos que yo soy Mike Oldfield (sin sus problemas psicológicos), Libros del KO es Virgin, y estamos en 197Libros del KO ha sido muy rigurosa, y nada arrogante, justo igual que su pregunta. Un cordial saludo.

P.- ¿Cómo te ganaste la confianza de Corsetti? ¿Por qué confío en ti para contarte su historia? ¿Es una fuente fiable?

R.- En 2007 Damien parecía ansioso por contar su historia. Pensaba que su testimonio, y que filmes como Taxi to the Dark Side iban a cambiar la percepción de EEUU sobre el tratamiento de los presos. Así que QUERIA contar su historia, pero ningún medio escrito estadounidense (no así canadienses o británico) se le acercó. Confió en mí porque me gané su confianza al más puro estilo interrogador y nunca traté de juzgarle. Respecto a su fiabilidad, creo que es muy alta. Se expone a la cárcel-esta vez, segura-si miente, y sus ex compañeros no le perdonarían errores.

P.- Hola Pablo. ¿Cómo es la vida actual del soldado del que hablas en el libro? Gracias y un saludo

R.- Tiene incapacidad laboral permanente. O sea, que a sus 32 años (más o menos) está jubilado. Sufre síndroem de estrés postraumático y ataques de ansiedad, con lo que a veces pasa semanas sin salir de casa, no puede ir en descapotables (le recuerda a sus viajes por Irak en el Humvee) o a veces cree que un prado puede estar minado. Sin embargo, Corsetti tiene ahora una preocupación ética, acerca de lo que está bien y mal, enorme. En cierto sentido, su experiencia le ha hecho una persona mejor. Vive con su novia y su perro Diesel en el sur de EEUU, y espera a su segundo hijo.

P.- Pablo, según se desprende de tu libro, Corsetti, su protagonista, pasó de ser un soldado "normal" a "torturador" por el mero hecho de ejecutar las órdenes de la superioridad.¿Crees posible que, sin un sustrato patológico de la personalidad, una persona normal se convierta en torturador? Nota. Pregunta duplicada por error en la redacción de la primera

R.- Difícil pregunta. Creo que hay evidencia de que todos llevamos un Monstruo dentro, del mismo modo que todos llevamos un mártir o un santo, y Damien arriesgó su vida por sus compañeros muchas veces, aunque eso no puede ser citado en el libro. Él era un joven de 20 años, con muchas posibilidades de acabar convertido en delincuente, en traficante de drogas o en algo peor, incluso. La barbaridad es poner a esa gente-y él no era la excepción, sino la norma-sin preparación de ningún tipo en Irak o Afganistán.

P.- La llegada de Obama al poder, ¿ha traído un cambio radical en el asunto de las torturas?

R.- Sí, pero no las ha eliminado. En abril o mayo, EEUU capturó en Somalia a un líder de Al-Shabab, un grupo afiliado de Al Qaeda. Lo llevaron a un buque de asalto anfibio y lo tuvieron durante dos semanas interrogándolo sin abogados ni ningún tipo de control. Al cabo de dos semanas, llevaron abogados y lo volvieron a someter a interrogatorios, pero esta vez de forma legal. Así, tienen cargos para juzgarlo. Pero nadie sabe qué pasó en esas dos semanas es que estuvo, literalmente, desaparecido.

P.- ¿Ha sido tu interés por la guerra de Afganistán el que te ha llevado a buscar y escribir un libro sobre un tema tan duro y repetido en todas las guerras? Un saludo, Charo.

R.- Hola Charo. La verdad es que no. Me interesa de Afganistán más la lucha contra la ocupación soviética y la figura de Ahmad Shah Masud. Lo que me interesó de Damien fue la posibilidad de conocer a alguien que había salido en la primera página de The New York Times y ver cómo era esa persona en realidad. El periodismo es el primer borrador de la Historia, y de alguna forma muy básica creo que Damien y yo hemos hecho un pequeño pie de página en el primer borrador de la historia de la guerra contra el terrorismo. O, al menos, lo hemos intentado.

P.- Hola. ¿Te atreverías a resumir el contenido del libro en 140 caracteres? Gracias.

R.- A pesar de las imágenes que hemos visto en televisión, la guerra de hoy es la misma chapuza basada en sentimientos humanos básicos (odio, miedo, envidia, arrogancia, suciedad, soberbia...) que ha sido siempre. Sólo que hoy es con satélites en vez de con espadas, flechas o fusiles (lo siento, no sé si me he pasado de caracteres)

P.- ¿Te ha resultado dificil que el soldado confie en tí para contarte sus confidencias? ¿Tendrá problemas en Estados Unidos?

R.- Todo el contenido del libro ha sido aprobado por Damien, por lo que no debería tener problemas. Entre lo que me ha contado en 0ff-the-record, lo que me ha insinuado y lo que se ha callado creo que podría haber escrito 4 libros, pero su seguridad es lo primero. Respecto a la primera pregunta, no fue difícil. Como he contado antes, él quería hablar.

P.- Estudio Periodismo. ¿Cómo es el trabajo de un corresponsal? Sé sincero. Y ¿te ves en Washington muchos años? ¿desde cuando estás allí?

R.- Llevo en Washington desde 2002, aunque fui a estudiar. El trabajo de corresponsal es el mejor del mundo, siempre que seas capaz de trabajar solo. EEUU es un país fascinante. Muy abierto, pero muy diferente de España. El trabajo de corresponsal depende mucho de lo que quieras hacer de él. Te puedes pasar la vida refritando The New York Times o puedes acabar en una cena de Navidad con la familia de un soldado cuyo apodo El Monstruo fue primera página de The New York Times, o con él en su casa mientras te enseña un buzo de un preso de Bagram o una caja de madera que le regaló el ex ministro de Exteriores talibán, Muttawakil. Todo depende de ti. Lo bueno y lo malo. No tienes infraestructrua. Es como una especie de guerrilla periodística. A mí me encanta.

P.- ¿Un ruta por Washington para alguien que nunca ha estado allí?

R.- Logan Circle, que se ha convertido en un mini SoHo. La calle U entre la 15 y la 10 para escuchar el mejor jazz de EEUU (especialmente recomendable Bohemian Tavern). Y la calle U entre la 12 y la 8 para comer comida etíope. En esa zona, el Club 930, la mejor sala de conciertos de EEUU. Las zonas asiáticas del norte de Virginia. Y el restaurante Thai de la U con la 5 ó 6 (no recuerdo exactamente). Para parques, evite el Mall y váyase a Woodley Park y se sentirá en medio de los Picos de Europa. Y las ardillas! La ciudad está llena de ardillas. Al margen de eso, están los monukmentos, pero le recomiendo, para conoicer EEUU, que visite la casa del fiundador de la Iglesia de la Cienciología y las inmensas logias masónicas de Dupont y Logan Circle. Y, en otro estilo, la Catedral Nacional y la Católica. Perdón por la respuesta tan larga, pero cuando hablo de Washington me emociono.

P.- Hace 11 años, 3.000 inocentes murieron. ¿Por qué tomas el lado de los asesinos? Y, si no es así, ¿qué se puede evitar para que estos angelitos no nos liquiden a todos?

R.- Gracias por tu pregunta, porque sé que muchas personas la comparten. No tomo el lado de los asesinos. El libro deja claro que algunos de los presos que Damien interrogó eran asesinos de primera. Lo que critico es la chapuza monumental que fue aquello. Uno de los presos fue liberado de Bagram (Afganistán) y fue detenido después en Irak. Y nadie se iba de turismo de Afganistán a Irak (y menos cuando, como es el caso de ese preso, tenía tuberculosis, que allí te puede matar). Así que aquel tipo era peligroso. O sea, que mataban a un taxista inocente de una paliza (Dilawar), y dejaban escapar a verdaderos asesinos. Lo que hay que hacer para evitar que esos angelitos nos liquiden a todos es combatirles de forma profesional. O sea, sin poner a tipos de 23 años sin formación a interrogarles sin un protocolo de órdenes escritas, y con Guardias Nacionales (literalmente, soldados de fin de semana) vigilándoles. Hay que aprovechar sus diferencias culturales, y sus rivalidades internas que, como Damien descubrió, son inmensas. Utilizar más la humillación, para la que no están preparados, que la violencia, que es su estilo de vida y además les genera un sentimiento de falso heroísmo. Se trata de combatirles con inteligencia, no con la fuerza bruta.

P.- cual es la mayor atrocidad cometida en un interrogatorio de la que tenga constancia?

R.- Es difícil saberlo. Lo primero es que, para los afganos y los iraquíes, los americanos les trataban bien, comparado con los talibán, los soldados de Sadam, las milicias kurdas (que son nuestros presntos aliados ahora) o la Unión Soviética, que ocupó Afganistán entre 1979 y 198El waterboarding es horroroso, pero tener a presos colgados del techo durante semanas, dejándolos defecarse, orinarse y vomitarse encima (y sólo dejándoles descansar unas pocas horas para evitar que sus pulmones se encharcaran y murieran) es brutal. El shock de la captura, que es el recibimiento de los presos en Bagram es, para mí, aterrador: perros, sodimización simulada, desnudez (algo muy humillante para los afganos), música de rock atronadora, y luego preivación de sueño. Eso y las arañas-camello (puedes buscarlas en YouTube) que infestaban Bagram y las otras cárceles.

P.- Buenas tardes. ¿Piensa que la publicación de este libro puede provocar algún tipo de reacción por las autoridades? ¿Será bien recibido o creará polémica?

R.- Lo que me gustaría del libro es que creara un debate. Una sociedad democra´tica no pouede torturar, como digo al final del libro, por múltiples motivos. Uno es práctico: la tortura no es eficaz. Otro es ético: las personas civilizadas no torturan. Pero el caso de estas torturas recuerda un poco-salvando las distancias-al GAL: era una chapuza, dirigida por policiías o soldados de bajo nivel, donde se mezclaban la corrupción, la violencia y la quiebra de la disciplina. No es sólo que una sociedad democrática no deba torturar, sino que no puede torturar, porque cuando una unidad de las fuerzas de seguriad tortura (o asesina extrajudicialmente) hay ruptura de disciplina, caos, y pérdida de eficacia.

P.- Como periodista, ¿qué referentes tienes?

R.- Muchos! Mi periódico favorito es The Wall Street Journal. Mi revista favorita, The New Yorker. Me gusta Kapuscinski, pero le otorgo muy poca credibilidad (creo que se tiraba mucho de la moto). Me gusta como columnista Peggy Noonan, Paul Krugman y Bill Kristol, y como corresponsal de guerra Jon Lee Anderson, pero creo que cualquier periodista puede hacer un bodrio o una joya, dependiendo del día, del tema, de cómo te pillen de humor, del espacio que te den... y de la suerte. Yo estuve literalmente a punto de no ir a la presentación de Taxi to the Dark Side. Había una nevada enorme, hacía frío y uno nunca sabe si el periódico va a apostar por este tema. Al final, salió en portada (dos veces), ha publicado un editorial, ha sido citado por bloggers estadounidenses (algunos de ellos muy serios como Juan Cole o Steve Clemons, de The Atlantic) y ha sido un libro. Igual que en la tortura, todos llevamos un Hemingway y todos tenemos un Stephen Glass o un Jason Blair, dos periodistas que se inventaban las noticias (como creo que hacía Kapuscinski).


Entrevistado por El Mundo

El 07 de Septiembre de 2011




Pablo Pardo
Periodista

El Monstruo. Memorias de un interrogador es el primer libro que publica Libros del K.O., una nueva editorial especializada en textos periodísticos. La obra es resultado de las entrevistas que durante cuatro años Pablo Pardo, corresponsal de EL MUNDO en Washington, ha realizado a Damien Corsetti, un soldado cuyo crudo relato sobre las torturas del Ejército estadounidense en Afganistán e Irak, repleto de verdades incómodas, impactará a los lectores.



Quizás te pueda interesar

           
Raúl del Pozo
           
José García Abad

           
Fernando Sánchez
           
Ángeles Blanco y Josto Maffeo

           
Joaquín Almunia
           
David Cantero

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com