Miercoles 24 de Octubre del 2018     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a Jonathan Schell el día 14 de Marzo de 2005

Pregunta.- ¿Cómo puede el ciudadano de a pie ayudar a encontrar alternativas a la guerra? ¿Es el voto el único instrumento que poseemos para hacernos escuchar?

Respuesta.- No, hay muchos otros instrumentos. Uno es la revolución pacífica, y hay muchos ejemplos extraordinarios en la historia; uno es el movimiento de Ghandi, en que salió victorioso frente al Imperio Británico. Otro seríe la revolución de la Europa oriental contra la Unión Soviética. Eran los imperios mas importantes de su época, y sin embargo, fueron derrotados. Incluso en las democracias, la acción civil, de todo tipo, es importantísima. Pensemos en las manifestaciones que se produjeron en España el mes de marzo del año pasado.

P.- ¿Qué opina de las "teorías sobre la conspiración", el grupo "Bilderberg" etc?

R.- Solo creo aquellas teorías que hayan sido demostradas. No estoy familiarizado con las teorías que menciona.

P.- ¿Usted cree como algunos analistas opinan,que estamos viviendo una tercera "guerra mundial terrorista"?

R.- Decididamente no, con todo lo espantoso que es el terrorismo, no hay que perder el sentido de las proporciones. En la segunda guerra mundial murieron 50 ó 60 millones de personas. El terrorismo, afortunadamente, no se acerca a esas cifras, ni de lejos.

P.- ¿No cree que la crisis energética por la escasez de petróleo puede provocar un desastre económico mundial?

R.- Es muy posible, pero es muy dificil calcular las reservas de petróleo mundiales. Hay que recordar que a principios de los años 70 se pensaba que este combustible se terminaba, sin embargo, a continuación hubo un excedente. Ahora bien, en este momento, hay motivos para pensar que estamos llegando al límite. Siempre me sorprende el hecho de que los expertos no puedan aportar datos fiables sobre este tema.

P.- ¿Considera probable que Estados Unidos vaya a atacar Irán en los próximos años?

R.- Estados Unidos ha destacado todos sus efectivos terrestres en Irak, incluida la Guardía Nacional. Hay odontólogos cuarentones luchando en Irak. Es posible que George Bush quisiera invadir Iran, pero en realidad no puede hacerlo. Las fuerzas aéreas serían otra posibilidad. Conjuntamente con Europa ha ofrecido incentivos a Iran y, posiblemente su estrategia sea conseguir apoyo militar de Europa, si falla este tipo de acción. Pero incluso en esas circunstancias, un ataque militar, posiblemente no pudiera acabar con las instalaciones nucleares de Iran.

P.- En paises como Colombia, donde el poderío militar de la guerrilla es muy grande, ¿que alternativa hay a la guerra? ¿Dejar que pongan bombas, secuestrem , etc? ¿No cree que en este caso la guerra sirve para que se sienten a negociar?

R.- Por supuesto, tanto los países como los ciudadanos tienen que defenderse cuando son atacados. Sabemos por la historia, que en algunas ocasiones, las acciones militares han servido para que se produzca la negociación; sin embargo, en todos los casos que conozco, las realidades políticas tienen mucho mas peso. Pensemos en Estados Unidos en Vietnam y la Unión Soviética en Afganistan. Año tras año ganaron batallas, pero en definitiva perdieron la guerra, ya que habían perdido la lucha política. El final de la guerra de guerrillas no existe sin solución política.

P.- ¿Porque los políticos no son conscientes que mientras la mujer sea marginada en cualquier país del mundo no será posible una democracia en esos lugares? ¿Que hacen las instituciones para enfrentarse a la peor injusticia mundial contra la mitad de la población mundial?

R.- La revolución feminista es una de las grandes revoluciones de nuestros días. Es una contribución integral de la democratización, esto se debe a que es una parte importantísima de la igualdad, esencial en una democracia. También es importante para la paz, porque con frecuencia, son las mujeres, las que liderán el fin de las guerras; por ejemplo acogiendo en sus hogares a los antiguos niños-soldado, así como através de su ayuda en distintos servicios sociales. Hay que reconocer que la mujer es tan responsable de las guerras como el hombre; sin embargo hay algo en la forma de estar en el mundo de la mujer que lleva hacia la democracia. Los que opininan que todo esto se puede alcanzar sin la plena participación femenina están equivocados.

P.- ¿Que opina del problema en el Pais Vasco ?

R.- En absoluto soy experto en este tema, así que me limitaré a comentar que cuando una parte de la población se considera diferente a nivel nacional,y lucha para hacerse con un mismo territorio, resulta de lo mas complicado, incluso teoricamente. En este tipo de luchas nos traiciona el concepto de soberanía nacional que exige que uno de los bandos resulte ganador. En Cachemira, en Yugoslavia, el Congo y en tantas otras partes del mundo, son necesarios arreglos de una mayor flexibilidad.

P.- Yo hay una cosa que no entiendo. El capitalismo (si quiere use otro término, liberalismo, neo lo que sea...) ha ofrecido paz a sus países, a los otros, no, pero a los suyos sí. Sin embargo, el comunismo que ha provocado en sus países miserias, y eso no es paz, tiene mejor fama. ¿Por qué esa superioridad moral?

R.- En primer lugar, dudo de que la reputación del comunismo tenga en la actualidad la superioridad que Vd. le concede. Incluso aquellos países que se siguen considerando comunistas, como China y Vietnam, en realidad, han dejado esta ideología de lado. Yo diría que la China es un país de "mercado autoritario". Si pensamos en la historia, opino que el atractivo del comunismo, que creó una fidelidad auténticamente fanática en millones de seres humanos, fué su compromiso ideológico con la igualdad del ser humano. Este principio, aunque no así el comunismo, es de gran importancia en un mundo neo-liberal, que parece empeñado en olvidarlo.

P.- ¿Por qué vuelven a votar los estadounidenses a Bush, a pesar del descontento generalizado en el país?¿Acaso tienen tanto miedo al cambio o es que simplemente son fácilmente manipulables

R.- ¡Buena pregunta! Sin embargo, no estoy seguro de tener una buena respuesta. Una cosa fué que la Administración iniciera una guerra ilegal, en contra de la Ley, utilizando cientos de millones de dólares de los pobres, en favor de los ricos, y otra cosa es que el ciudadano americano lo acepte en elecciones. Parte de la respuesta está en que existe una extraordinaria concentración de poder en el Partido Republicano. Cuentan con las tres ramas del gobierno, controlan o tienen gran influencia en buena parte de los medios de comunicación, y además tienen el apoyo de la mayor parte del mundo empresarial. En estas circunstancias, es muy dificil oponer suficiente resistencia a escala nacional. El Partido Demócrata es debil, y no se atreve a expresar sus ideas claramente. Para ganar unas elecciones, hay que ofrecer una auténtica alternativa, cosa que no ocurrió en la últimas elecciones, aunque una victoria de John Kerry hubiera sido con mucho, mejor que la reelección de Bush.

P.- ¿no cree que hay algunos Estados cuyas políticas -ningún respeto a derechos humanos, soporte al terrorismo, etc.- no merecen más que la respuesta de la fuerza? ¿no cree que esos estados interpretan los intentos de occidente por negociar como una muestra de debilidad o cobardía? Y, por último ¿no cree que, como decían en una película, "con una pistola y una palabra amable, llegarás más lejos que con solo una pistola" o sea que hay que hacer notar que llegado el caso se puede recurrir a la fuerza usada legitímamente? Gracias

R.- Por supuesto debemos oponernos a aquellos estados que respaldan al terrorismo. La pregunta sería, como hacerlo eficientemente. Teoricamente, la fuerza consigue milagros; la realidad rara vez se ajusta a la teoría. Pensemos en el caso de Iran, que tomó como rehenes a ciudadanos norteamericanos en 197Estados Unidos recurrió a la fuerza en la "Operation Dessert 1", resultó ser un fracaso total. No había ninguna otra opción militar. Había que resolver el problema con negociaciones. La utilidad de la fuerza, que tan atractiva resulta, en principio, rara vez da buenos resultados. La mejor solución parece ser un largo y paciente estado de sitio, utilizando recursos, diplomáticos, judiciales y policiales.

P.- a nadie le gustan las guerras, pero ¿por qué debemos permitir que ocurran cosas como estas?" Una mujer recibirá en los Emiratos Árabes 150 latigazos por quedarse embarazada sin estar casada"

R.- No soy pacifista del todo. Es decir, que en mi opinión, hay veces en que la guerra está justificada. Por ejemplo en casos de genocidio, creo que procede una intervención militar. Y, es posible, que algún día las grandes potencias declaren la guerra, exclusivamente, por este tipo de cuestiones. Sin embargo, nos engañaríamos si pensásemos que ese día ha llegado. Tengamos en cuenta el Genocio de Ruanda, o las atrocidades que se comenten en Darfur en la actualidad; las grandes potencias hacen poco o nada en estos casos. Lo cierto es que lo que les impulsa a declarar la guerrra son otros motivos, nacionales, económicos, de ambición, conquistas etc. Sería un error imperdonable justificar estas guerras basadas en motivos ideológicos, aunque se me ocurren confrontaciones bélicas a las que prestaría mi apoyo, aunque no hay ni una sola de ellas en el mundo en la actualidad.


Entrevistado por El Mundo

El 14 de Marzo de 2005




Jonathan Schell
Periodista

Defensor a ultranza de la busqueda de alternativas a la guerra, este analista político norteamericano, pugna por romper el círculo de violencia continua a que conduce la carrera armamentística. Charla con él, coincidiendo con la edición de su libro Un mundo incontestable.



Quizás te pueda interesar

           
J P Velázquez Gaztelu
           
Juan Soto Viñolo

           
Carmen Gurruchaga
           
Julián del Olmo

           
Ángel González
           
Ana García-Siñeriz

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com