Jueves 19 de Julio del 2018     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a William Ospina el día 10 de Junio de 2009

Pregunta.- En una ocasión dijo, que creia que la conquista de sudamérica no ha terminado aún, que continuaba en la actualidad. ¿en qué basa tal afirmación? ¿tienen sus argumentos una naturaleza política o sentimental? Gracias y enhorabuena por el premio.

Respuesta.- Hola. Muchas gracias. Me refería a que todavía hoy se ven en nuestra tierra fenómenos de saqueo, de exterminio y de negación de los pueblos nativos como los que ocurrieron entonces. Pero también puede decirse, de un modo menos negativo, que todavía estamos en pleno descubrimiento. El continente es tan grande y tan lleno de regiones difíciles, que sigue siendo misterioso y en cierto modo desconocido.

P.- Hola, ¿ de dónde sacaste esa idéa del título de "El país de la canela" ?

R.- Hola. En todas las crónicas de la época se habla de El país de la canela. Así llamaban a esa región del Ecuador que está detrás de los montes nevados de Quito, en las orillas del río Coca y del Río Napo, por donde entraron Gonzalo Pizarro y Orellana. Siempre me sorprendió que nadie hubiera utilizado para la ficción ese nombre tan literario. Así que mas que inventarlo lo aproveché.

P.- Felicitaciones! que opinión tiene usted sobre el supuesto tinte político del Rómulo Gallegos y aquellos escritores venezolanos que retiraron sus novelas por considerar que el jurado no estaba a la altura. Gracias.

R.- Hola. Es normal que en las sociedades muy politizadas haya rumores, recelos y sospechas. Y creo que los escritores están en su derecho de no concursar donde no quieren. Lo fundamental en estos premios es que los lectores decidan si el autor ha merecido o no el honor que se le concede. Creo que no hay otra manera de juzgarlo.

P.- Hola. Leí hace un tiempo una novela tuya, "Ursúa", que me gustó muco (por cierto, regalo de alguien a quien conoces, Gladys, de Colombia). ¿Qué puedo encontrar en "El país de la canela"? ¿Supone una especie de continuación? Un saludo y felicitaciones por el premio.

R.- Hola. En realidad me he propuesto escribir una trilogia sobre los primeros viajes de los europeos por el Amazonas. El segundo de esos viajes lo organizo Pedro de Ursúa, pero el primero lo hizo Orellana en 1541. La primera de mis novelas, Ursúa, cuenta como fueron los tiempos de juventud de Pedro de Ursua, gobernador en Bogota a los 17 años, y sus guerras. El segundo, El país de la canela, cuenta como fue descubierto el Amazonas por Orellana. Y el tercero, La serpiente sin ojos, cuenta cómo Ursúa se enteró del viaje de Orellana y se fue a repetir su aventura y a conquistar la selva. Allí murió a manos de Lope de Aguirre. Son tres momentos de una misma historia, y aunque cada novela es independiente, creo que quien lea las tres podrá ver las cosas desde varios ángulos distintos.

P.- William, una pregunta literaria: Tengo una idea de novela, su inicio, trama central, personajes.....pero se me hace imposible vislumbrar el final. ¿Este se sabe desde el principio o se va armando en la escritura?. Gracias.

R.- Hola Gigio. Creo que cada novela descubre su propio camino. Supongo que muchos novelistas saben de antemano como va a terminar su relato. Pero las cosas pueden cambiar por el camino. Y Faulkner decía que a él lo que le gustaba era inventar unos personajes, meterlos en un problema, y ver cómo ellos se las arreglaban para salir. En mi caso, siendo un tema histórico, sé lo que ocurrió, pero siempre me toca descubrir cómo ocurrió.

P.- William: ¿Consideras a la Colombia mestiza como una nación fallida?

R.- Hola. Todas las naciones pasan por dificultades, a veces muy graves. Colombia ha tenido serios problemas, y requiere grandes busquedas y grandes soluciones, pero es un país tan hermoso, con gente tan recursiva, que encontará su camino. La verdad es que en un mundo donde hay países como China que tienen miles de años, un país que tiene sólo doscientos de vida independiente, o casi independiente, tiene el deber de creer en su propio futuro.

P.- Hola William. Te entrevisté dos veces en Lima. Estoy muy contento porque has ganado el Rómulo Gallegos. Ursúa y El país de la canela son dos joyitas imperdibles... ¿Para cuándo tendremos la tercera parte de tu trilogía novelística y cuándo estarás nuevamente por Perú? Un fuerte abrazo.

R.- Hola, amigo. Ha sido muy grato estar en el Perú, y fue fundamental para escribir mis primeras novelas. Espero terminar La Serpiente sin ojos en un par de años. Y posiblemente deba volver a tu tierra mientras la escribo... Sí, definitivamante tengo que ir a ver bailar marineras en Trujillo.

P.- Hola William. Soy un enamorado de Colombia. Me podría recomendar un , un plato, libro, un cd, y una película (todo de su país) que a usted le apasionen. Un fuerte abrazo

R.- Hola. Pargo rojo y arroz con coco en Cartagena. Ajiaco en Bogota. Y cazuela de mariscos en Guapi. Y Bandeja paisa en Medellin. El libro es la novela Historia de Horacio de Tomás González, uno de los mejores novelistas de la lengua. Para el cd puedes escoger uno de Aterciopelados. Y la mejor pelicula que he visto recientemente es Los viajes del viento de Ciro Guerra, y un poco antes, Perro come Perro. Saludos.

P.- Las recientes elecciones al parlamenteo Europeo han puesto en evidencia el avance de la derecha (con sus carecterísticos principios e intereses), en este lado del mundo. Sin embargo, resulta paradójico y hasta un poco ingenuo que en muchos países del Tercer Mundo siga vigente la imagen de la vieja Europa como faro de cultura, progreso, avance y salvaguarda de la justicia y los derechos humanos... ¿qué opinas tu de todo esto?

R.- Hola. Los avances de la derecha son sobre todo advertencias para la izquierda, y a menudo presagian el retorno de la izquierda con nuevas soluciones. Ya lo verás. Además yo no soy dogmatico: a veces, no siempre, la derecha puede ser culta y justa, así como a veces la izquierda comete graves errores. Tambien es bueno ver que Daniel El Rojo sigue vigente, despues de cuarenta años de mayo del 68, y casi les gana a los socialistas en Francia, con un buen proyecto verde.

P.- ¿Por qué razón su literatura se aparta de las corrientes contemporáneas?

R.- Hola. Debe ser porque nunca sé muy bien cuáles son las corrientes contemporáneas. O porque toda corriente que surja en esta época acaba por ser una corriente contemporánea.

P.- Saludos, ¿cuál es la salud de la narrativa latinoamericana actual despues de la generación del Boom?

R.- Hola. Yo creo que es muy buena. En la poesía, en el ensayo, en la novela, en el relato, hay centenares de aventuras personales distintas. Hay menos proyectos de grupos, aunque no sé si el Boom tenía muchas caracteristicas comunes. Igual, de todos modos ahora las tenemos menos. Nadie se siente en la obligacion de hablar de su aldea, ni de su pais, pero puede hacerlo. Yo sigo interesado en Colombia y en América Latina, en la selva y el río, pero si se me ocurre una novela de tema japonés, o de Madagascar, nada me impide hacerlo. Si algo nos recordó Borges es que ser latinoamericanos es ser dignos de todas las tradiciones.

P.- ¿Cómo consigue escribir esa prosa poética? ¿Le cuesta elaborarla o ya la "piensa " asi?

R.- Hola. Yo creo que el tema dicta su lenguaje. Yo no me propongo hacer una prosa poética, ni nada parecido. Sólo me esfuerzo porque el lenguaje resuelva los problemas que me planteo: cómo hacer aparecer un mundo que responde a otra logica, cómo mostrar que dos personas de culturas distintas no ven exactamente el mismo mundo.

P.- William, creo que casi todo escritor en formación se pregunta cómo robar poco a poco el tiempo que exige el mero sostenimiento para dedicarlo por fin a la literatura. ¿Ya terminaste ese proceso? ¿Cómo fue en tu caso? Un saludo desde Bogotá

R.- Hola. Bueno, yo trabajé en publicidad mucho tiempo, y ganaba con qué vivir. pero no estaba utilizando el lenguaje para construir mi mundo sino un mundo ajeno. Un dia me dije: se acabô. Pobre o rico, tengo que dedicarme a escribir. Y Dios dijo hâgase la pobreza, y la pobreza se hizo. Por fortuna he logrado sobrevivir. No es fàcil, pero es maravilloso.

P.- William, felicidades por el premio. Mi pregunta: si no lo es ni la política ni la economía ¿consideras que la literatura es el mayor vínculo entre los países latinoamericanos?

R.- Hola. Gracias. Creo que la economía y la política han conspirado para separarnos, y la cultura se ha esforzado por unirnos. Y la verdad es que en América Latina no somos una nación en lo económico ni en lo político, pero en lo cultural sí somos una nacion, llena de matices, que comparte sus músicas, sus letras, sus artes.

P.- Hola, Porque en Colombia la literatura se circunscribe casi totalmente a la problemática del país, lease narcotráfico, prostitución, secuestro, política, paramilitarismo o guerrilla? Tanto les cuesta sacar la cabeza del pozo a los editores, escritores o al gran publico? Gracias

R.- Hola. No creo que sea así. La literatura colombiana actual habla de cantidades de cosas distintas. El mundo de García Márquez no es el mundo de Alvaro Mutis. Fernando Vallejo no sólo tiene novelas sobre sicarios, también unas excelentes biografías de poetas como Silva o Barba Jacob, relatos autobiográficos, libros de una erudición abrumadora como La tautología darwinista o La puta de Babilonia, y éste último no es necesariamente sobre prostitución. Héctor Abad ha escrito un libro conmovedor sobre su padre, donde el desenlace luctuoso no agota el retrato magistral de un ser humano íntegro. Juan Gabriel Vásquez ha tejido un relato lleno de conocimiento e imaginación inspirado en la literatura de Conrad. Tomás González parece poner el mundo en cada libro que escribe. Las novelas de Piedad Bonnett, de Luis Fayad, de Oscar Collazos, de Germán Espinosa, de Consuelo Triviño, de Julio César Londoño, de Edgard Collazos, de tantos otros, hablan todas de temas distintas. Y poetas como Giovanny Quessep, como José Manuel Arango, como Juan Manuel Roca, como Jotamario Arbeláez, como Jaime Jaramillo Escobar, tienen cada uno mundos muy definidos de musicalidad, de imaginación, de sentido de la observación, y de fuerza verbal. Pero ello no excluye que es perfectamente lícito que una sociedad escriba sobre sus dramas más agobiantes. También Shakespeare y Tolstoi y Faulkner hablaron de los conflictos, las guerras, los crímenes y las intolerancias de su tiempo. Eso no es un error.

P.- Enhorabuena por el premio. Después de habérsele otorgado el Rómulo Gallegos, leí una entrevista donde Ud. declaraba que ahora sí se atrevía a decir que escribía novelas. El comentario me pareció divertido e interesante. ¿Cómo define Ud. la relación entre premio literario y escritura? Gracias.

R.- Hola. Creo que los premios son estímulos. Lo que hace que ahora me atreva a decir que escribo novelas es más bien el ver que el público las acepta y las lee. Siempre escribí poesia y ensayo, de modo que el rótulo de novela me parecía un poco ambicioso. Ahora me digo que si son igualmente novelas el Ulises de Joyce y el Pedro Páramo de Rulfo, en la novela caben muchas cosas.


Entrevistado por El País

El 10 de Junio de 2009




William Ospina

William Ospina es autor de las novelas Ursúa y El país de la canela, con la cual acaba de obtener el Premio Rómulo Gallegos de novela. Además de una abundante obra ensayística sobre literatura, es ganador del Premio Nacional de Poesía otorgado por el Instituto Colombiano de Cultura. Ospina ha charlado sobre narrativa latinoamericana y otros asuntos. Lee aquí un capítulo de El país de la canela



Quizás te pueda interesar

           
Manuel Robles
           
Ignacio García-Valiño

           
Mala Juntera
           
Kiko & Shara

           
Francisco Castillo Morente
           
Jordi Sevilla

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com