Lunes 21 de Mayo del 2018     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a Vicky Sherpa Subirana el día 29 de Noviembre de 2002

Pregunta.- Cómo te sientes cuando vienes a España después de haber visto y vivido la más absoluta pobreza? Eres capaz de hacer una vida "normal": salir al cine, a cenar,... en definitiva capaz de separar la vida de aquí de la de allí, de evitar un sentimiento de culpa o remordimiento porque vivimos mejor que ellos y gastamos en cosas innecesarias?

Respuesta.- Aquí hay una paradoja. Eso de que se puede ir al cine, entrar a un supermercado a comprar el artículo alimenticio que uno desee...sin embargo, yo he notado un cambio muy fuerte durante esos 12 años que he estado fuera, porque cuando me marché no veía tantos indicios de tercermundismo, mezclados con una civilización del confort. Me he quedado horrorizado de ver que las mimsas causas que me movieron para marcharme a Nepal, que era la suciedad que ví allí, los niños pideindo, gente durmiento en las calles... todo esto lo estoy viendo diariamente frente mi casa y eso med uele porque pienso que España se ha deteriorado ensu nivel de aceptación de lo que son culturas inmigrantes y hemos dejado que se creen guetos en la calle. Esto es un atentado contra mis entimientos porque me enucnetro el Tercer Mundo aquí mismo. Cuando voy por la calle no puedo hacer una vida normal, porque el sentimiento de culpa lo veo ya que estamo ayudando mucho al Tercer Mundo, cuando está junto a uestra casa.

P.- Eres religiosa, practicante de alguna religión en particular?

R.- NO soy religiosa, pero si que soy una persona espiritual. Pienso que las religiones son una herramienta o tendrían que serlo, que ayudaran a las personas a mejorar todos aquellos aspectos que no puede mejorar la técnica o la ciencia, como pueden ser las dolencias mentales o los problemas relacionales, desarreglos psíquicos... Pienso que esa heramienta la encontramos en todas las religiones, siempre y cuando las religiones se miren desde un punto de vista muy científico y no sirvan para manipular o aborregar a la gente.

P.- En el libro se te ve tan decidida, no tuviste miedo (yo habría sentido terror) cuando decidiste partir para Katmandú y dejar todo lo que tenías aquí?

R.- No. Nunca tuve miedo, Lo que tuve fue incertidumbre hasta que no vi claro mi camino.

P.- HE VISITADO LAS ESCUELAS DE VICKI EN KATMANDU Y SON UN EJEMPLO DE AYUDA AL TERCER MUNDO INTELIGENTE Y EFICAZ. ¿COMO SE PUEDE AYUDAR A HACER MAS ESCUELAS COMO ESAS?

R.- Se puede ayudar apadrinando nuestros proyectos, llamando al 902 19 47 50. También se pueden hacer donativos privados en la cuenta 2100-3405-93-2200053004 de La Caixa.

P.- Tus escuelas son de integracion con niños discapacitados. Como has conseguido algo tan importante (y raro hasta en España) y que discapacitados tienes?

R.- He conseguido ese privilegio de poder integrar niños con discapacitaciones físisicas o psíquicas porque, para nosotros, cualquier problema que traigan los niños desde el exterior se convierte en un reto. Trabajamos con dos elementos importantes: las más avanzadas técnicas educativas y mucho corazón. Todo el amor que podamos poner al apllicar la técnica da un gran resultado, tenemos tres niños ciegos, dos niños con parálisis cerebral y de otras muchas índoles. Hay unos 12 o 15 niños integrados.

P.- ¿Fue difícil conseguir financiación para tu proyecto? ¿Recuerdas tus comienzos en este apartado?

R.- Si. Fue muy difícil y es muy difícil conseguir financiación al principio, porque las ayudas al Tercer Mundo están muy politizadas. Estamos recogiendo las migajas que nos dejan las multinacionales de la cooperación internacional. Ellos pueden pagar una infraestructura que les permite tener personal y materiales y tecnología para hacer una marketing competitivo, como podría ser el de cualquier empresa que vendiera un producto. Nosotros somos muy poquitos y dedicamos un 90% de nuestro ingreso a los proyectos directos de Nepal y no se nos ve. En el mundo del marketing nacional e internacional, pasamos desapercibidos.

P.- Por qué atraía tanto antes de ir para allá todo lo relacionado con el Tíbet? De dónde nació esa obsesión?

R.- Empecé leyendo Lobsan Rampa, de Herman Hess, y tuve deseos de conocer Oriente, concretamente el Tibet, porque tenía muchísima empatía con un pueblo que estaba y continúa tiranizado con los chinos. Por eso me fui a Nepal para encontrar a los tibetanos que se habían exiliado allí.

P.- ¿Cómo lo hiciste para superar la dualidad de la que hablas en tu libro: tus principios-la realidad en Nepal?

R.- En primer lugar, me puse frente a un abanico cultural, político y social diferente, con una mirada de aceptación, convenciéndome de que habían otras maneras de proceder, pensar y ver la vida. En segundo lugar, intenté no juzgar lo que veía, sino, simplemente, recoger información para poder aprender. Por último, quizá lo más difícil, dejé que lo mejor de ellos penetrara en mis estructuras de pensamiento y así las cambié y acabé con la dualidad, claro que, no pude hacerlo no todo. Lo demás, lo solvento con una palabra: respeto.

P.- Nepal, suena a Himalaya, Shangri-la, paraíso perdido, paz, gente feliz, pero entonces....¿por qué hay guerrilla?

R.- Eso de que suena a Shangrila, paz, felicidad no lo he dicho yo. Esos son valores muy profundos, que se los tiene que trabajar el individuo, que pertenecen a los más profundo de cada uno, no a un pueblo. No creo que haya una raza o un pueblo más espiritual sino que hay peronas que practican valores y virtudes para mejorarse y van avanzado. La espiritualidad es una carrera universitaria y los que no la emprenden se hace guerrileros.

P.- ¿Cómo te sentiste al recibir el premio Tonetti, sabiendo que se lo habían dado a Nelson Mandela y Mayor Zaragoza?

R.- El premio Tonetti fue algo precioso, pero me dió un poco de lástima al ver que un premio tan hermosos se conoce tan poco. Me sentí muy afortunada de poder compartir unas horas con Tonetti, que por cierto está enfermo y desde aquí le mando toda mi energía y mi cariño, por lo mucho que me ha enseñado en tan poco tiempo. También mando un saludo a Diego y a Yolanda, que fueron los premiados a nivel nacional y del País Vasco. Esto es lo que tendríamos que escuchar todos los días en la televisión, cosas de ese estilo, porque hay muchas, y no tantos mensajes negativos con los que se nos bombardea.

P.- ´Qué requisitos pedís para ser voluntario de tu ONG en Katmandú?

R.- La primera base de un voluntario es el dominio de la lengua inglesa o nepalí. Sin comunicación, no hay voluntariado. El segundo, que la persona que vaya a trabajar a Nepal no vaya con el ánimo de hacer ninguna experiencia, sino de transmitirla. Es decir, transmitir experiencia en algún campo profesional o social: un carpintero, una maestra, una peluquera... Por último, yo pediría una gran cura de humildad, pensándo que no vamos a enseñarles todo allí sino que vamos a enseñarles un poquito de lo que sabemos y a aprender mucho de ellos.

P.- ¿Ves la televisión habitualmente?

R.- No, no habitualmente, porque no tengo tiempo. Mi vida es de vértigo y con vértigo en las venas no se puede ver la televisión.

P.- Soy una estudiante de magisterio y me gustaría saber que fromación reciben los jovenes en Nepal que como yo quieren ser maestros? Muchas gracias

R.- En estos momentos, la única escuela de magisterio que estaba en funcionamiento, que fue la que funde yo, está parada y no hay otra. No reciben ninguna formación, hasta que no se restablezcan los acuerdos. Este proyecto, por ser el primero en la historia de la educación de Nepal, es como una perita en dulce y parece ser que hay muchos que lo desean, me lo quitan de la mano a zarpazos. Hay mucha política, mucho protagonismos de las instituciones y muy poco respetos cuando se va a hacer proyecto en el Tercer Mundo y por estas razones este proyecto está en una época de crisis. Pero se está negociando y se reiniciará los antes posible.

P.- A cuantos niños tienes implicados en el proyecto y hasta donde piensas llegar con tu proyecto? Sinceramente, enhorabuena

R.- Tenemos, actualmente, unos 1.600 niños. Tenemos 200 adultos implicados en una comunidad de 6.000 personas. El año que viene se gradúa la primera promoción de la escuela secundaria, que empezó hace 12 años. Esperamos seguir prosperando en calidad y no en cantidad, Nosotros queremos que todos los niños que salgan el año que viene tengan un futuro brillante, en el campo que sea, por ejemplo: carreras universitarias, oficios diferentes, capacitación para montar industrias y empresas, o simplemente como ciudadanos cultos, educados y respetuosos. Es un gran reto y necesitamos muchísimo dinero para conseguir éso. Luego, solamente ellos podrán mosdificar los problemas de las grandes masas, cuando estén preparados para hacerlo, desde sus respectivos puestos de trabajo.

P.- Que te pareceria abrir alguna escuela en España con tu filosofia pedagogica?, quizas se necesite

R.- Ya me han pedido pertenecer a un grupo asesor en un proyecto de Andorra. Pienso que el ejemplo de una estudiante española, concretamente catalana, integrada en nuestras escuelas de Nepal, en nuestro departamento de integración, puede ser el mejor ejemplo de que este método puede funcioanr en España, Japón o EEUU. Cambiarían los matices culturales, pero la filosofía, la técnica, la visión serían las mismas.

P.- En tu vida diaria... ¿llevas a cabo los rezos y ritos de los que hablas en tu libro?

R.- Si. 100%

P.- En Nepal... ¿has sentido alguna vez que tu vida era rutinaria?

R.- Nunca. Jamás. No conozco la palabra rutina, ni la palabra aburrimiento, ni tampoco la palabra deber. Para mí, cada minuto es una oportunidad para aprender, investigar y gozar, aunque sea con el sufrimiento. La rutina solamente existe cuando existe la mediocridad.

P.- ¿Es cierto que la Generalitat, a cambio de ayuda financiera, obligó a cambiar el nombre de una de las escuelas por Escola Catalunya"?

R.- Estoy muy agradecida a la Generalitat, que nos financió esta escuela tan preciosa. La escuela lleva dos nombres: un nombre nepalí y el nombre de la tierra donde nací, que me honra y que fue algo gustoso pos ambas contrapartes. Los nepalíes están agradecidos por la gran ayuda que ha dejado la Generalitat y por parte de Cataluña, un país solidario donde los haya.

P.- Cuánto tiempo llevas aquí en españa y por que no has vuelto?

R.- LLevo aquí dos años. Me vine para escribir un libro: "Vicky Sherpa, una maestra en Katmandú", publicado en la editorail Aguilar, que recoge la experiencia de estos 15 años en contacto con Nepal. No he vuelto, porque me he dado cuenta de que, así como en Nepal hemos crecido en calidad, número de proyectos, y hemos adquirido un sello propio, en España, por desgracia, la infraestructura ha quedado reducida y arcaica, como les pasa a muchas instituciones que empiezan con un grupo de amigos. Por eso, hemos cambiado "Amics de Vicky Sherpa", por una fundación mucho más sólida y contamos con un patronato de gente especializada en todas las áreas y que representa a países de todo el mundo, para abrirnos este camino fuera de Cataluña y de España, en busca de los recursos económicos que necesitamos en estos momentos.

P.- Tengo un novio nepalí y me pide que me case con él. Yo le quiero pero estoy llena de dudas... ¿Que consejo me puedes dar?

R.- En principio, cuando un novio nepalí pide casamiento puede ser, o porque le conviene un visado en el extranjero para venirse a Europa, o porque de verdad está muy enamorado y decidido a hacerte su esposa, ya que, si no, el casamiento nepalí es muy difícil.

P.- Cómo has educado a tu hijos, en una mezcla de culturas?

R.- Mis hijos son una mezcla de lenguas, pensamientos y culturas. Hablan 6 lenguas diferentes, dos lenguas nativas de Nepal y cuatro europeas. Son niños muy flexibles y muy independientes, muy tolerantes. Tienen lo mejor y lo peor de Oriente y Occiente.

P.- ¿Crees que la guerrilla maoísta tiene posibilidades de vencer al estado nepalí?.

R.- Esa pregunta no la puedo contestar, porque no soy adivina y no me quiero meter en política.

P.- Hola, ¡me gustaria saber como funciona el sistema de apadrinajes y si es posible ir al Nepal de voluntaria?

R.- El sistema funciona apadrinando todo un proyecto y no solamente a un niño. Como contraprestación, la persona se va a poner en contacto con una amalgama de culturas y vivencias mucho más ricas que recibir una foto de un niño y unas notas o una carta. Este es el nuevo plan de padrinos quen estamos elaborando desde la Fundación Eduqual, que significa educación de calidad para todos, motivo por el cual me he quedado aquí dos años, para restablecer esta estructura económica. Para ir de voluntaria a nepal, tendrá que dirigirse a nuestras oficinas y solictarlo, llamando al teléfono 902 19 47 50


Entrevistado por El Mundo

El 29 de Noviembre de 2002




Vicky Sherpa Subirana

Vicky Sherpa lleva 15 años luchando por llevar la educación a Nepal, uno de los países más pobres del mundo. Y lo ha hecho fundando colegios de élite gratuitos para niños de la calle donde, además de educación, enseña dignidad. Ahora recoge sus experiencias en Una maestra en Katmandú, recién publicado por Aguilar.



Quizás te pueda interesar

           
José Manuel Calderón
           
Omar

           
Familia Molina-Herrera
           
Jon Sistiaga

           
Adrián Paenza
           
Paloma López

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com