Lunes 22 de Julio del 2019     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a Sebastian Alvaro Y Alfredo Merino el día 12 de Julio de 2000

Pregunta.- ¿Existen los Yetis?

Respuesta.- En mi opinión, tal y como se conoce en la tradicción occidental, es que no existen. Son seres mitológicos que no existen en la realidad, de la misma forma que tampoco existen los centauros ni los unicornios. Sin embargo hay gente que mantiene dos teorías: la de un descendiente de alguna rama de un gran simio o, como mantiene Messner en su último libro, la de una especie de oso del Himalaya, en una remota región del Tibet. Ese oso, si le hemos visto hace dos años en el cañón del Yarlung Ysangpo, a casi 6.000 metros.

P.- ¿Cuál es la sensación más fuerte que han vivido ustedes en el Everest?

R.- La bajada terrorifica del día 20 de mayo. No se nos olvidará en mucho tiempo.

P.- ¿Quién llegó antes a la cima: Hillary o Mallory?

R.- En mi opinión es posible que algún día se cambie la historia oficial. Creo que Mallory tuvo serias posibilidades de haber alcanzado la cima en 1924.

P.- Sebastian, ¿no le parece excesiva la explotación mediática que se ha hecho este año en el Everest?

R.- Me parece que cada uno debe responder por lo que ha hecho. Creo que nuestra expedición ha hecho un seguimiento correcto de la historia del Everest. Ni morboso ni truculento. Creo que ahora hay más gente que sabe quien era Irvine y Mallory y que diferencias hay entre subir con o sin oxígeno.
Del resto, de las otras casi cuarenta expediciones que había por todas las vertientes, tienen que responder ellos. Supongo que habrá de todo, bueno y malo, de la misma forma que ocurre en otros deportes. PERO EL MERO HECHO DE INFORMAR NO PUEDE CALIFICARSE DE NEGATIVO.

P.- ¿Qué tal se hace el amor sobre las nubes?

R.- Pues la verdad es que lo probé en un avión comercial y las azafatas casi me echan en pleno vuelo. Si te refieres al Everest, si tengo noticias de un polvo echado este año a 7.900 metros. Pero hay que confirmarlo porque los alpinistas son como los pescadores.

P.- ¿Me podeis contar pq a tanta altura se tarda 30 minutos en ponerse unas botas?

R.- Porque se tarda mucho en hacer cualquier cosa, no porque seamos unos torpes con los cordones. Por encima de los seis o siete mil metros la concierncia y los reflejos funcionan como a cámara lenta.

P.- Alfredo, ¿no resulta frustrante estar dos meses en el Everest y saber que nunca subirás a la cumbre?

R.- Bastante, sobre todo si eres alpinista, aunque muymalo como es mi caso. De todas maneras convivir con las fieras con las que fuí fue una experiencia que me hizo olvidar esa frusta´ción

P.- Cuanto me costaría deshacerme de mi marido enviandole al Everets?

R.- A ti te lo podemos dejar barato. Eso si tu te vienes con nosotros porque estamos necesitados de ejemplares del género femenino.

P.- Con tanta expedición como ha habido este año, ¿no estábais los aventureros un poco apretados en el Everest?

R.- Pues no. No había atascos en el Everest, como se ha titulado, y ha sido de las expediciones en las que menos vida social hemos hecho. Hay que tener en cuenta que la cara norte y el lugar donde se monta el campo base tiene unas dimensiones enormes. Y no había tanta gente: unas 200 personas, que en aquellos lugares es muy poco. ¿Alguien diría que en una playa de 80 kilómetros de larga hay aglomeraciones por el hecho de que hubiese 50 personas?

P.- ¿os habeis encontrado con tibetanos huyendo de China?

R.- No. Y creo que en este momento no hay muchas situaciones de este tipo. Otra cosa es que si pudiesen lo harían.

P.- Tal como lo contabais en la radio y la prensa, daban hasta ganas de ir al Everest ¿realmente merece la pena?

R.- Siempre merece la pena ver la montaña más alta del mundo y yo te lo recomiendo.

P.- ¿Es interesant llevar ropa interior sexy o la líbido no responde a esa altura?

R.- Pues la verdad es que mi lívido si funciona. Y bastante. Recuerdo que hace años, en la expedición al K2 de 1983, un médico nos decía que el ritmo de masturbarse y el comer eran los mejores síntomas de perfecta aclimatación. Creo que este año he llegado al ritmo de aquella magnífica expedición. Por cierto, le dire a mi compañero de tienda que se cambie los calzoncillos más a menudo. Gracias por la sugerencia.

P.- ¿Cuesta mucho tomar la decisión de bajar cuando las condiciones no acompañan?

R.- No cuesta nada, porque sino te quedas allí. En estos casos y trabajando con la materia que lo hacemos hay que ser muy juicioso porque un error se paga muy caro. Por eso no sólo no me ha costado volverme sino que ademas me parece de las mejores decisiones que tomamos. Por eso ahora tenemos la oportunidad de volver al año que viene.

P.- ¿Qué lesiones habéis sufrido durante el viaje?

R.- Graves ninguna. De las otras algún día nos enteraremos: artrosis en las rodillas, lesiones en la cabeza, y, lo que es peor, una vida que no hay quien la arregle.
Estuviimos haciendonos una revsión en la el Hospital MAZ de Zaragoza y ni las congelaciones de Juanito ni la neumonía de Óscar, es nada importante y ya se ghabían curado.

P.- ¿Un sueño culinario para calmar el desánimo?

R.- Un cogote de merluza en el fronton acompañado de una chica que yo me conozco y regado con una de las botellas de rioja que nos mandaron a la vuelta del polo.

P.- ¿Cómo se que me estais respondiendo vosotros?

R.- Te puedo dar mis medidas, o decirte que hoy me voy a comer con unos amigos. Pero voy a darte un dato que puedes comprobar fácilmente y que muy poca gente sabe. En Madrid hay una calle con mi nombre, en honor de mi abuelo, que fundo Campamento. Miralo en la guia, está al lado de la calle Ceferino Ávila y la calle del Cien. ¿Satisfecho?

P.- ¿Cuantas calorías consumís trabajando a esas alturas?

R.- No puedo contestarte con exactitud. En el Polo Norte unas 6400, en el Himalaya bastante menos. Pero si tienes interés podría enterarme.

P.- ¿Cuanto cadáveres congelados se encuentra uno en el ascenso?

R.- Nosotros sólo hemos visto dos: uno cerca del campo tres y otro en el descenso fuera de la ruta. La cara norte, al ser muy fría y venteada, hace posible que se vean más los cuerpos que en la cara sur que se cubre de nieve. De todas formas sólo en la zona donde se encontró el cuerpo de Mallory el año pasado se encontraron veinte cuerpos más.

P.- ¿es verdad que la base del Everest es un vertedero de basura?

R.- Pues no. Puede decirse que el campo base de la cara norte podría estar más limpio, pero al llegar camiones hasta allí hace posible que se limpie y retiren las basuras. Además los chinos han hecho un lugar para acumularlas y letrinas para el uso de todos los que van hasta el campo base. Este año yo he visto tres veces limpiar el campo base. Es otro de los muchos mitos equivocados del Everest. Por la cara sur supongo que será distinto.

P.- ¿Un deseo para la vuelta a casa?

R.- Más que de vuelta de salida porque pasado mañana me vuelvo a escalar otra montaña. En este caso el Chogolisa en el Karakorum. Un deseo?: haberme podido quedar más días en casa.

P.- ¿Tan aburridos estabais por aquí que tuvisteis que iros al Everest?

R.- Mi vida puede ser cualquier cosa menos aburrida. Y aquí tampoco, pero la vida y mi trabajo es ahora hacer documentales en lugares apartados y salvajes. Quizás dentro de algunos años haya que cambiar pero ahora es una exigencia para honor al título del programa. Y, así entre nosotros, mis jefes no me firman los programas que les he propuesto para ir al Caribe a hacer un programa sobre mulatas y afines. Otra vez será.

P.- Alfredo, ¿Cómo es la competencia entre periodistas a más de 8.000 metros?

R.- Feroz y sin piedad... No, en serio, no hubo ninguna competencia entre los tres enviados especiales, sino todo lo contrario. Tanto Roberto, de Marca, como Ana, de As, fueron unos compañeros excepcionales, de los que recibí ayuda y apoyo cuando lo necesité. Espero que puedan decir ellos lo mismo. No hubo competencia, como tampoco la debe haber entre varios periodistas que cubren algún acontecimiento deportivo. Los tiempos de "Primera Plana" de Wilder, por fortuna no se reproducen en el campo base del Everest.

P.- Sebastián, ¿Ha sido esta expedición la más dura de cuantas habéis vivido?

R.- No, pero me estoy haciendo mayor. Por eso está me ha resultado muy dura. Quizás, no lo sé, de verdad lo haya sido.

P.- Sebastián, no crees que ahora mismo el everest tiene más de espectáculo que de aventura

R.- AQhora hay parte de espectáculo porque los medios de comunicación pueden frivolizar cualquier cosa. Pero hay que recordar que se ha retransmitido desde la luna y no desde el Everest. Y la aventura se lleva encima. Yo no he visto, como afirma Rosa MOntero, a millonarios que hacen del Everest un "destino turístico de lujo" para milonarios. Y si alguien quiere responder a la pregunta de si es posible la aventura en el Everest, sólo tiene que intentar subir sin Oxígeno, o escalar la sudoeste. Y luego hablamos. Quedarse con los millonarios o las basuras no sólo es frivolizar un tema serio, es sobre todo demostrar ignorancia.

P.- ¿Que comeis ahi arriba?

R.- De todo, cuando Juanito nos deja. Porque este año se subió toda la comida que le habían envasado al campo base avanzado y nos quedamos comiendo arroz, pasta y poca cosa más. Otras veces comemos mejor... y muchas otras mucho peor. Por ejemplo ahora en Pakistán seguro que volveré a adelgazar.

P.- ¿cuando estais de expedición... que pasa con vuestros trabajos e ingresos?

R.- Pues afortunadamente nos siguen pagando, porque estamos trabajando. Eso si, no nos pagan mucho...ESpero que los jefes esten conectados y se estiren.

P.- Sebastián, enhorabuena po las decisiones tomadas. ¿Fecha concreta de la emisión del docu en Al filo...?

R.- Queremos, pero ya sabrás que esa no es una de nuestras competencias, emitir en la última quincena de septiembre. Pero seguro que el Mundo dará cumplida cuenta de ello.

P.- ¿Qué se necesita para subir al Everest?

R.- Muchas ganas. Luego algo de preparación, experiencia en cumbres altas y algo de dinero. No tanto como algunos periodicos dicen.

P.- Y después del Everest, ¿qué?

R.- Me voy pasado mañana al Karakorum. En septiembre a cruzar el desierto de Taklamakan y en noviembre a la Antartida.
Siempre Al filo...

P.- ¿Que tal funciona un ordenador portatil en esas condiciones?

R.- El mio perfectamente. Nos lo proporciona IBM, es un Think Pad, y con él podemos no sólonseguri trabajando y escribiendo normalmente sino que ademas nos podemos conectar con el mundo.

P.- Alfredo: ¿nos puedes contar algo del tinglado tecnológico necesario para enviar las crónicas día a día desde la cima del mundo?

R.- Complejo, muy complejo. Primero esperar que se produjesen las noticias, algo que no fue muy abundante, debido a los prolongados periodos de malísimo tiempo que sufrimos.
Luego darle forma en el ordenador portátil (por cierto se nos rompieron media docena de ellos). Una vez escrito, se transmitía por medio de un teléfno satélite (por cierto, se nos rompieron tres). El satélite geostacionario la enviaba al periódico.
Eso siempre que funcionaran los generadores eléctrico, y siempre que los cargadores no se hubieran quedmado por la diferencia de potencial que se producían.
Muchas dificultades, pero al final, nuestros lectores se enteron puntualmente de todo cuanto pasó en el techo del mundo.

P.- ¿que coches teneis?

R.- Alfredo una motocicleta Velosolex, de 195Y Sebas una VTR 1000, de color amarillo, de la que dicen las malas lenguas, se han bajado acojonados los alpiistas más valientes de España.

P.- ¿Cómo seleccionáis a los miembros de la expedición?

R.- Con mucho cuidado. Tenemso 20 años de experiencia y por tasnto no nosd resulta muy difícil saber quienes son los mejores himalayistas y están en su mejor momento. Hay algunos a los que seguimos durante años. Es el caso del malogrado Pepe Chavarri, muertyo recientemente en los Alpes, y al que pensábamos incorporarn en breve a alguna de nuestras expediciones. Un dato: de los siete alpinistas cuatro ya habían subido a la cumbre del Everest, con botellas deoxígeno, y entre los siete tenían 35 cumbres de más de ocho mil metros.

P.- He leido algunos libros donde se te menciona (14 ochomiles de Juanito, Cita con la cumbre). Quisiera entender mejor, con más profundidad, cómo a pesar de perder amigos, se sigue queriendo ir para arriba. ¿No hay miedo? Si lo hay, ¿cómo lo superas?

R.- No estoy seguro que lo superemos. A mi no se me han olvidado todos los amigos que he perdido en este negocio, pero sin sigo en ello es precisamente por lo que ellos me enseñaron. Y miedo siempre existe, no estoy tampoco seguro de poder vencerlo porque siempre es diferente. Sólo espero que si me llega un día el momento pueda encararlo con dignidad; con miedo pero con dignidad

P.- ¿En que se piensa más para motivarse y seguir ascendiendo ?

R.- En la gente que quieres, en lo difícil que será que vuelvas, en las ganas que TENIAS (antes de estar allí) de escalar el Everest, en todas esas razones que un día tenías y que ahora hay que esforzarse por recordar.

P.- ALFREDO, ¿Te volverías a ir al Everest?. Después de la experiencia, ¿se la recomendarías a algún colega tuyo?

R.- Bueno, es un poco pronto para contestar. además me temo que mi familia esta vigilando lo que escribo en esta página... De todas maneras, ir al Everest, es algo muy recomendable no solo para los alpinistas, sino para todo el mundo: se trata de uno de los lugares más recomendables y exclusivos del mundo. Particularmente me acordaré siempre de las jornadas que viví en el glaciar de Rongbuck.
No se lo recomendaría jamás a ningún colega, no sea que hiciera su trabajo mejor que yo. tal vez sí que lo hiciera a algún que otro de mis jefes...

P.- ¿solo motos?, la verdad es que me parece el medio mas inseguro pero viniendo de vosotros me parece el adecuado.

R.- Pues si. En casa también hay coche pero en la vida diaria yo solo motos. ¿O se puede andar por esta ciudad sin moto?

P.- ALFREDO, ¿Piensas deleitarnos en un futuro con la publicación de un libro tuyo sobre la experiencia?

R.- Muchas gracias amigo, por lo del "deleite", la verdad es que no fue para tanto. Escribir un libro estaría bien, pero encontrar un editor que acepte publicar un libro en el que no se cuentan tragedias ni dramas es un asunto imposible. Me conformo con haber podido enviar, día a día, las crónicas de una aventura tan bonita como la que protagonizaron los chicos de "Al filo..."

P.- ALFREDO, fue la convivencia entre vosotros al más puro estilo Big Brother?

R.- Hubo momentos en que el productor me quitó del plato los escasos nuddles (espaguettis incomibles chinos) y casi estalla la tragedia...
Si después de convivir durante casi tres meses con un grupo cerrado de personas, en un ambiente tan hostil y riguroso como el Rongbuck, dices que no hubo momentos de tensión, mientes como un bellaco.
Por supuesto que hubo algún que otro momento duro, pero la cosa nunca pasó a mayores. La verdad es que el equipo de nuestra expedición era gente muy preparada para superar estas situaciones.

P.- ¿Qué hay que hacer para trabajar con "Al filo de lo imposible"?

R.- Pues estar así como nosotros, un poco más allá. Ahora en serio, ser un especialista de las cosas que hacemos o un buen profesional de la cámara, el sonido, el guión etc


Entrevistado por El Mundo

El 12 de Julio de 2000




Sebastian Alvaro Y Alfredo Merino

Sebas y Alfredo os envían muchos saludos y os agradecen vuestra participación: «Un abrazo, ¡siempre Al filo de lo imposible!».



Quizás te pueda interesar

           
Vicente Martínez- Pujalte
           
Martín de la Herrán

           
José María Sumpsi
           
Paco Jémez

           
Fiona Ferrer
           
Eloy Bohúa

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com