Sábado 18 de Agosto del 2018     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a Rafael Torres el día 30 de Abril de 2008

Pregunta.- ¿Es verdad que es usted descendiente de Godoy? Cuente, cuente.

Respuesta.- Sí, descendiente remoto como todos los suyos, pues no tuvo hijos varones. Mi curiosidad por su persona, como es natural, viene de antiguo, se hablaba en casa de él. Además, un hombre tan "unánimemente" vilipendiado, necesariamente tenía que ser bueno.

P.- ¿Por qué la izquierda española se empeña en reescribir la historia, primero con la Guerra Civil, y ahora, como no le interesa la unión de los pueblos españoles en la Guerra de la Independencia, diciendo que el fue un conflicto entre españoles -falso- y el germen de todos los males posteriores -falso-? Si se documentara un poco, vería que la Guerra de la Independencia fue un nexo de unión entre catalanes, castellanos, gallegos, etc. Y los males vinieron en gran medida, por los Reyes que el propio pueblo apoyó en el conflicto España-Francia.

R.- Creo que se va a ahorrar usted los 24 euros de mi libro, a menos que encuentre algún placer en leer la obra de un "indocumentado".

P.- ¿Cuando mantiene, tal y como describe elmundo.es, que fue una guerra de todos contra todos se refiere a una especie de Guerra Civil?

R.- Fue la primera guerra civil de una larga serie por varias razones, tres principalmente: primer enfrentamiento entre españoles en clave ideológica (los insurgentes de Fernando VII -Iglesia y Aristocracia del Antiguo Régimen- contra el influjo de la Ilustración y de la Revolución Francesa encarnados en el rey José, agavillados en torno al cual lucharon ilustrados, godoystas, liberales, demócratas y pre-republicanos), beligerancia de la Iglesia contra el progreso y otorgando a la lucha el rango de Cruzada, e internacionalización del conflicto. Aquella guerra dejó un germen de cainismo y violencia que no dejó de reproducirse en guerras civiles -carlistas, asonadas...- durante todo el siglo XIX y parte del XX.

P.- ¿ Qué nos ha quedado de aquel conflicto?

R.- Un poso de intolerancia, el secuestro de la idea de España por la reacción y la carcundia, y, en consecuencia, una oportunidad perdida para la construcción sólida de la nación.

P.- ¿Cómo es posible que los contertulios televisivos sepan de todo, todo?

R.- Los contertulios televisivos hablan, con mayor o menor conocimiento, de lo que les piden, pero también hay, fuera de la televisión, quienes hablan igualmente sin saber pero, encima, sin que se lo pida nadie. Y son legión, por cierto.

P.- Fernando VII, fue el peor o el mas cobarde de toda la historia monarquica de este pasi, o las dos cosas. Gracias por su novela

R.- Fernando VII sólo encontraba solaz, de niño, torturando los pajáros de las frondas de los Reales Sitios, Así se adiestraba, al parecer, para hacer en el futuro lo mismo con España. Era malo con ganas, pero a la carcundia nacional le fascinaba, al parecer, eso.

P.- Enhorabuena, Rafael. He leído su libro y me quedan muchas preguntas, la principal es saber quién perdió y me temo que fuimos todos, ¿cómo es posible que la Historia de España sea la de unos perdedores?

R.- Perdió España y sus generaciones futuras. Al exilio fue, como siempre, lo más granado del arte, la ciencia, la educación, la cultura... Y perdió el pueblo, cuya función fue la de poner las lágrimas, el sudor, la sangre, los huérfanos, las viudas... la vida.

P.- Rafa, ¿por qué te sientes más cerca de los afrancesados? No crees que la Constitución de Cádiz es una prueba de que en España también existía, aunque no estuviera demasiado arraigado, un sentimiento liberal? Un saludo

R.- Creo que los liberales de Cádiz se equivocaron de bando, pues el suyo natural era el del rey José. Pronto se darían cuanta, sin embargo, de su error, cuando su rey volvió para estrangular la libertad por la que habían luchado. Cierta "izquierda" ha venido pagando desde entonces, sin escarmentar, su apoyo a la dinastía borbónica.

P.- ¿no crees que el ayuntamiento y la comunidad se están gastando demasiada pasta con la conmemoración del dichoso Bicentenario?

R.- Pues sí, pero lo peor es que se la están gastando en la fasificación de la Historia, como si el nacionalismo español más reaccionario no la hubiera ahormado suficientemente a sus intereses en 200 años.

P.- Si Aguirre es liberal, Gallardón afrancesado y Rajoy un mameluco, ¿quién va a ganar el 2 de mayo en el PP

R.- Comprendo, pero ni Aguirre es liberal, ni Gallardón afrancesado, ni Rajoy mameluco, y ese 2 de mayo del PP lo ganará aquél o aquella que instancias superiores decidan -sutilmente, o no tan sutilmente- que debe ganar.

P.- Señor Torres, ¿ en qué ámbito historiográfico está usted para tener semejante interpretación de la guerra de la Independencia? Me resulta curioso. El otro día, la catedrática y miembro de la Real Academia de la Historia Carmen Iglesias tachó de "disparates absurdos" una interpretación como la suya de lo que para muchos fue, sin ninguna duda, una guerra nacional contra el invasor francés. Y sobre el afrancesado, estará usted de acuerdo en que hubo de todo...auténticos patriotas y basura cobarde ¿no? JOSE

R.- ¿Qué quiere que le diga? Lea mi libro, que es de lo que estamos hablando, y sus dudas, fruto de no haberlo leído precisamente, quedarán disipadas. Se lo garantizo.

P.- Imagino que esto daría para escribir muchos libros....Pero: ¿Existe un germen de aquel entonces para la Guerra Civil española?. Y a día de hoy...¿quedan resquicios de aquella dualidad en la bipolaridad que vivimos en España (derecha-izquierda)?. Gracias desde Asturias

R.- He titulado "España contra España" mi libro, ciertamente, por algo. Dejo al lector, que por serlo acredita su inteligencia, el hallazgo de las innumerables analogías (que yo he ido encontrando también al escribirlo) entre aquella guerra bestial y´, por jemeplo, la última, no menos bestial por cierto.

P.- Señor Torres, ¿se asemeja lo ocurrido en España (en el período "pos-1814") a lo acontecido en otros países también invadidos por las tropas napoleónicas?. Y aunque ya lo veré en su libro, ¿hubo efectos desiguales por territorios en españa?. Salu2.

R.- El caso de España es singular: el retorno del miserable de Fernando VII en 1814, victorioso y sediento de venganza, otorga a la posguerra un cariz de guerra eternamente inconclusa.

P.- ¿Es usted rojo, republicano y perdedor?, en otras palabras: ¿habría sido carne de cañón el 2 de mayo? ¿Será que en España para salir guapo/a en un cuadro de Goya, o eres familia de Carlos IV, o la duquesa de Alba?... sino te sacan en un aguafuerte dándote garrotazos.

R.- Como republicano español de izquierda amante de la paz(de los de Azaña, vamos), en la pre-guerra de la Independencia habría sido godoysta, como Goya, en la guerra Josefino, como Goya, y en la posguerra, carne de exilio o de Inquisición.

P.- Los historiadores profesionales no parecen compartir su opinión. Me pregunto si es precisamente su profesión lo que quizás le lleve a novelar lo realmente sucedido en aquellos decisivos acontecimientos, y que tal tendencia no le permita emitir un juicio acorde con los hechos, sino más bien con su capacidad para fabular. No es incierto, sin embargo, que en nuestro país han existido y existen colectivos propensos al enfrentamiento. En el mejor de los casos, por su sectarismo y sus ideas extremadamente equivocadas. Un ejemplo reciente lo dió usted en un programa emitido por TVE-1, calificando a un periodista de esta casa (a mi modo de ver brillante, razonable y justo: un tal Arcadi Espada) como cercano a la extrema derecha. La capacidad de fabular ¿no debería tener sus limites?. Muchas gracias y buenas tardes.

R.- Buena parte de los historiadores de carrera (profesional lo soy yo también) abundan desde hace mucho en mis tesis (¡hay que leer más!), si bien los más escorados a la derecha, no, como es natural. Por lo demás, mi libro no es una novela y no hay en él fabulación alguna, sino interpretación de la historia, exactamente lo mismo que en los libros de los más campanudos historiadores. La historia, por lo demás, no es coto de cerrado para el trásito exclusivo de una casta académica. Por último: si las opiniones del señor Espada me parecen en un momento dado asimilables a la ultraderecha, así lo expreso. Me solicitan y me pagan, quiero recordárselo, por opinar.

P.- ¿Algún otro libro a la vista? Me gusta mucho leerle. Muchas gracias.

R.- Claro, amigo mío, los escritores malvivimos de escribir libros, razón por la cual hemos de recurrir al dificilísimo pluriempleo del periodismo para completar una nómina cada vez más escuálida. Pero sí, ando con el próximo, y ello gracias a que alguien como ústed me hace el honor y la merced de leerlos. Gracias.


Entrevistado por El Mundo

El 30 de Abril de 2008

Visualiza las 3 entrevistas de Rafael Torres.      


Rafael Torres
Escritor

Aborda en 1808-1814 España contra España cómo el conflicto del 2 de mayo de 1807 sentó las bases de los siguientes enfrentamientos civiles que asolarían el país. Rafael Torres mantiene que fue una guerra de todos contra todos, de bandos absurdos, intercambiables y, a menudo, equivocados, en contra de lo que se ha vendido. Especial: 2 de mayo de 1808. El Bicentenario



Quizás te pueda interesar

           
Carlos Bardem
           
David de Ugarte

           
Martín Lobo
           
Ramón Irigoyen

           
Arcadi Espada
           
Álvaro Pombo

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com