Jueves 19 de Julio del 2018     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a Paul Preston el día 20 de Junio de 2003

Pregunta.- ¿No le parece antidemocrático el pacto de la Casa Real con los medios para que no se publiquen ciertas informaciones? Si la Casa Real fuera tan virtuosa como los medios nos dicen, no sería necesario ese pacto, que en muchas otras monarquias (p.e., la inglesa, tan criticada generalmente) no existe.

Respuesta.- Bueno, esta pregunta da por supuesto que existe tal pacto. Yo en mis investigaciones sobre el tema del Monarca no he encontrado constancia de un pacto explítico. Puede que haya un pacto tácitro. Siendo así habría que preguntarse a qué informaciones se refiere usted que están ocultadas. Si se refiere a la vida privada, los tabloides británicos especulan a gusto sobre la vida privada de la Familia Real, y hay que decir una cosa: lo que interesa al público no siempre es de interés público. Aunque nunca está de más más transparencia en la vida pública.

P.- Sr. Preston, intente por un momento meterse en la piel de Franco, ¿de qué dos cosas se arrepiente en su vida?

R.- Es una pregunta interesante. El problema es que yo creo que Franco murió sin haberese arrepentido de nada. Primero, porque él creía que era un hombre enviado por Dios para mandar España, y sus crímenes él los consideraba limpiezas necesarias del país. Ahora bien, aplicando a Franco mi sistema de valores, evidentemente yo estaría arrepentido de haber alargado innecesariamente la guerra civil, de la cruel represión de la posguerra, de haberme acercado demasiado a Hitler y Mussolini durante la Segunda Guerra Mundial, y por mis errores económicos, de haber demorado la recuperación económica de España hasta finales de los años 50.

P.- ¿Es usted monárquico o cree usted en la "utilidad" de los monarcas?

R.- Yo no soy ni monáruqico ni republicano, lo que soy es pragmático. Yo juzgo los sistemas políticos según su utilidad a la mayoría de la población. El general Pinochet era republicano, pero yo prefiero vivir en la monarquía de Isabel II que en el Chile de Pinochet. Y creo por razones pragmáticas que la España monárquica de Juan Carlos goza de un bienestar difícilmente imaginable durante la dictadura de Franco.

P.- Hola desde Puerto Rico. Siendo entre otras cosas escritor de biografias, ¿me podría recomendar al menos dos buenas biografías (además de las de usted)? Además me gustaria saber cuál piensa que es el principal error en el que incurren aquellos que se dan a la tarea de abordar la figura de Franco (¿qué olvidan, qué destacan exageradamente?).

R.- Yo recomendaría Manuel Carrasco i Formiguera de Hilari Raguer, y El filo de la navaja: Luis Lucia Lucia, escrito por Vicent Comes. Todo eso depende del punto de vista ideológico de cada cual. Los franquistas se olvidan olímpicamente de la represión y la crueldad de Franco, y también se olvidan interesadamente de los intentos de Franco de aliarse con Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. Los biógrafos de izquierdas puede que subestimen el grado de popularidad de Franco.

P.- Sr. Preston: ¿Qué cualidades humanas destacaría de nuestro monarca?

R.- Son muchas. Se trata de un hombre que sufrió mucho emocionalmente en el camino hacia el trono, y en ese camino mostró un alto sentido del deber, un gran patriotismo y una enorme paciencia. En lo personal, es un hombre de una gran afabilidad, inmensa cordialidad y de un extraordinario olfato político.

P.- Sr Preston, en un sistema de monarquía parlamentaria como el nuestro, ¿cree que el Rey (o cualquier otro miembro de la familia real) debería intervenir u opinar más a menudo en los problemas de la política española (p.e. la guerra de Irak)?

R.- En resumidas cuentas, no. El deber constitucional del Rey y de los demás miembros de la Familia Real es clarísimo, no tienen funciones de intervenir en las funciones del gobierno diario. Precisamente de esto se derivan las grandes venjtajas de la monarquía en el momento actual, es decir, su neutralidad por encima de los partidismos.

P.- ¿Cree usted que en España existe sentimiento republicano?.

R.- Por supuesto existe un movimiento pasivo republicano. Aunque creo que el florecieminto de banderas republicanas durante las manifestaciones contra a guerra es más bien un hecho contestatario que un movimiento organizado en contra de la monarquía.

P.- ¿Cómo ve el panorama político español? ¿Cree que los ciudadanos están perdiendo la fe en las instituciones?

R.- Teniendo en cuenta que soy extranjero y vivo en Londres es muy difícl que yo opine sobre esto. Yo creo que no, las instituciones en España las veo muy fuertes y no veo esa pérdida de fe.

P.- ¿Nunca pensó el rey en mantener el regimen franquista?.

R.- Creo que como Rey nunca pensó en eso, porque ya había decidido desde muchos antes de acceder al trono que había que democratizar a España. En cambio, cuando era Príncipe yo creo que hubo u8na época, a finales de los años 50 y principios de los 60 en la cual sí pensaba que el régimen de Franco duraría mucho.

P.- Francamente, y aunque sé que en este diario políticamente correcto es difícil que me publiquen mi opinión, le diré que como republicano convencido siento auténtica repugnancia por esta ola de monarquismo, y que historiadores serios como usted se sumen a ella. Soy de los que cree y seguirá creyendo hasta su muerte que al pueblo español se le escamoteó en 1975, bajo la amenaza de los tanques, la posibilidad de elegir su forma de estado. ¿No lo cree usted así?

R.- Yo entiendo perfectamente su sentimiento, y es evidente para quien lea mis libros sobre la segunda república o la guerra civil, mis simpatías por la II República. Sin embargto, después de haber dedicado muchos años a estudiar el franquismo y las fuerzas armadas franquistas, yo creo que la monarquía de Juan Carlos evitó una inmensa sangría después de la muerte del dictador. Incluso después creo que la monarquía, siempre que mantenga su neutralidad política, ahorra un grado peligroso de crispación política, porque creo que desgraciadamente los odios de la guerra civil todavía no han desaparecido.

P.- ¿Cuál es la importancia de Reina Sofía en la vida publica del Rey?

R.- Bueno, creo que lo importante de la Reina es que cuando se casó con el Príncipe, este se encontraba muy solitario y muy vulnerable en lo que era realmente territorio enemigo. La entonces Princesa fue para él una aliada emocional y también un buen consejero estratégico y táctico en sus relaciones a largo plazo con Franco, para conseguir el trono y la posterior democratización del país.

P.- Buenos días señor Preston, la historia del PSOE está repleta de luchas internas, ¿cómo ve la situación que se está viviendo actualmente en el PSOE? ¿Qué papel ha jugado el PSOE en la historia democrática de España? Un saludo y gracias

R.- Como usted dice el PSOE siempre ha sufrido por sus luchas internas. Durante la II República, durante la guerra civil, y durante la oposición al franquismo. Se solucionó el problema durante el mandato de Felipe González, pero evidentemente ha vuelto a sufrir de estas divisiones internas. Sin embargo, no creo que las divisiones actuales tengan que ver con las graves divisiones ideológicas de los años 30 y 40. Lo del futuro es imposible que desde Londres lo pueda yo predecir con precisión.

P.- ¿Tenía alguna posibilidad la Segunda República de crear un auténtico estado moderno en España de no haber ocurrido el golpe de estado de los generales de África encabezados por Franco? ¿O habría sucumbido de igual forma frente a las disensiones internas y un país lastrado por su historia pasada y su situación social? Gracias

R.- Yo creo que a pesar de las graves dificultades socioeconómicas por las que pasaba la segunda república en 1936, si no hubiera sido por el golpe militar, se habrían apaciguado los ánimos, y con una política progresista hubo una gran posibilidad de modernización de España con la república.

P.- Estimado señor Preston, ¿que opinión le merece la postura golpista del PSOE y de Companys en la revolución del 34, tambien conocida como de Asturias? ¿Cómo se puede justificar una actitud así y despues resaltar la actitud democrática de las izquierdas españolas? (por no hablar del PCE, de los anarquistas, etc)

R.- Efectivamente lo que usted llama la actitud golpista del PSOE tiene poca justificación, aunque sí tiene mucha explicación. Las actitudes insurreccionales del PSOE en 1934 procedían de la convicción de Largo Caballero de que las elecciones de noviembre de 1933 habían sido injustas, y pensaba con amenazas de golpismo presionarle al presidente de la República, Alcalá-Zamora, a convocar nuevas elecciones, y no se dio cuenta que así cayó en un inmenso error.

P.- Sr Preston, En ‘Las tres Españas del 36’ (por cierto, ¡magnífico!), cuenta que incluso Heinrich Himmler, jefe de la Gestapo, se quedó horrorizado ante la amplitud y el carácter vengativo que tuvo la represión franquista. Desgraciadamente los españoles estamos más que al corriente de lo que ocurrió pero, ¿podría comentarnos estas impresiones de Himmler? Muchísimas gracias

R.- Evidentemente Himmler en muchos sentidos era la persona menos indicada para hacer críticas humanitarias de la represión franquista. Lo que pasó es que cuando él visitó España en octubre de 1940 para hacer los preparativos de seguridad para el encuentro entre Franco y Hitler, le chocó el hecho de que la represión se hacía sin consideración de las necesidades económicas de España. Es decir, él pensaba que hubiera sido mejor obligar a muchos obreros a trabajar bajo el miedo del terror estatal antes de fusilarles o encarcelarles. A él evidentemente le parecía bien hacer justo lo mismo con los judñio, pero no le cabía en la cabeza el concepto de hacer lo mismo con personas de la misma raza. Quizás no entendía que para los franquistas muchos obreros de izquierdas eran la anti España y por lo tanto merecían el mismo destino que los judíos a manos de los nazis.

P.- Llama la atención el espectacular número de ventas de la obra de Pío Moa: Los mitos de la Guerra Civil ¿qué opina de este trabajo historiográficamente?

R.- Bueno, el fenómeno del libro de Pío Moa creo que tiene dos dimensiones. Por un lado, creo que es un reflejo de la reacción española y mundial al fenómeno del descubrimiento de las fosas comunes. En este sentido, es una repetición de los puntos básicos de la propaganda franquista de los años 40. Pero creo que también es algo más, refleja una gran hambre de instrucción sobre la Guerra Civil por parte de muchos jóvenes, y esto se reflejó también en las ventas de la novela Soldados de Salamina de Javier Cercas, y de muchos libros en general sobre la guerra civil. Historiográficamente, lamento que lo que se ha presentado como revisión no es más que afirmaciones y declaraciones que van en contra de unas investigaciones solventes de otros historiadores.

P.- ¿Qué tal son las relaciones del rey con Aznar?.

R.- No lo sé, habría que preguntárselo a ellos. Es lógico que en las trelaciones entre un jefe de estado y el jefe de gobierno de turno, pueda haber sus más y sus menos. En Gran Bretaña, por ejemplo, tenemos el caso curioso de que Isabel II, persona muy conservadora, se llevaba muy mal con Margaret Tatcher, y muy bien con Tony Blair. Es decir, siempre hay algo de química en esas relaciones, y parece que la química con Aznar no funciona tran bien como con Felipe González.

P.- Muy buenos días señor Preston. ¿Cree usted que todavía hoy quedan posos de otras épocas en los actuales gobernantes sobre cómo han de tratarnos a los ciudadanos? ¿Qué grado de madurez cree que tiene la democracia española? Muchas gracias

R.- Es difícil generalizar. Creo que la democracia en España está muy bien consolidada, También creo que la repetición de ciertos apellidos "franquistas" dentro del gobierno actual no sginifica más que la existencia en España, como en otros países, de ciertas dinastías políticas con vocación política o funcionarial. Sin embargo, existen cosas preocupantes como por ejemplo el apoyo dado a la informatización de los fondos de la fundación nacional GFrancisco Franco, sin la correspondiente insistencia de que dichos fondos estén abiertos a todo el mundo.

P.- Sr. Preston: En los últimos dos años (más o menos) observo que crece la idea, que yo comparto, de la necesidad de romper el pacto de silencio de la Transición sobre los desmanes de la derecha en la Guerra Civil y el periodo franquista. Se rescatan pequeñas historias de gente común, se dignifica su memoria,se excavan fosas de fusilados...Hay, sin embargo, quien afirma que hay mucho sinsentido en revolver un "capítulo pasado".¿Qué opina usted?

R.- Yo creo que siempre hay que fomentar la memoria del pueblo. Evidentemente, durante una época era muy útil para consolidar la democarcia que hubiera el pacto del olvido a nivel de la vida pública. Sin embargo, los historiadores nunca dejaron de trabajar en esa historia. Creo que los familiares de las víctimas de la guerra, tanto de derechas como de izquierdas, tienen derecho a saber dónde están enterrados sus familiares, y tienen derecho a llorar sus muertos. Las víctimas de las atrocidades republicanas fueron identificadas ebn los años posteriores a la victoria de Franco, mientras las víctimas de la represiñon franquista muchas veces no han sido identificadas ni ubicadas. Creo que es el deber de los historiadores hablar para los muertos. Y ahora lo hace la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

P.- Sr.Preston: Estoy acabando su biografía sobre el Rey Juan Carlos. ¡Enhorabuena!. Como profesor de Geografía e Historia en un instituto siempre me ha interesado conocer cómo se consiguen "las fuentes". ¿Cómo ha conseguido tanta información sobre personas (algunas ya fallecidas) para poder afirmar que a tal Sr. le movían estos intereses o los otros? Hay que tener en cuenta que, la documentación escrita ahí está, pero el poder interpretar lo que piensa o lo que mueve a actuar de una manera u otra a una persona es realmente difícil. Gracias, Ramón Llopis Tomás

R.- Efectivamente en todo trabajo hay primero la gran acumulación de datos, y mis fuentes están expuestas dentro del mismo libro. Pero luego viene el trabajo de interpretación, y en eso hay muchas cosas, hay cierta veteranía del historiador, influyen trabajos previos, el conocimiento de la época, y también el sistema de valores del historiador. Hacemos juicios y no todo puede ser absolutamente objetivo.

P.- ¿Por que hay tantos y tan buenos hispanistas anglosajones? Gracias

R.- Esto refleja el sistema educativo en Gran Bretaña y también en Estados Unidos. El concepto que hay en el mundo anglosajón de la historia es el de un metodo de enseñar capacidades de análisis. Siendo así, cualquier materia, sea de la Grecia clásica o de las guerras coloniales del siglo XIX, es igualmente válida. Esto, junto con una larga tradición de viajeros, ha desembocado en un inmeno interés por la historia de otros países. Un fruto de esto es la existencia de los hispanistas, pero también existen en Inglaterra tantos especialistas en la historia rusa, alemana o mejicana, como de España.

P.- ¿Qué piensa el Rey sobre el regionalismo exacerbado que hay en España?

R.- No lo sé exactamente, pero creo que el Rey ha mostrado una exquisita sensibilidad frente a las aspiraciones regionalistas dentro de su evidente compromiso con la unidad de España.

P.- ¿El Rey ha supervisado de alguna forma su libro?

R.- En absoluto. Tomé la decisión de no entrevistar al Rey de antemano para que pudiera llegar a mis conclusiones con total independencia. Lo que pasa es que después he podido ir a verle y contrastar con él algunos detalles del libro.

P.- Sin entrar en una competición para determinar cual de los dos bandos de la guerra civil cometió más barbaridades ¿No cree que se está dando a la juventud actual una imagen muy desfigurada de lo que ocurrió?

R.- No. Hay 20.000 libros sobre la guerra civil, y para tener una visión equilibrada hay que leer bastante. Pero insisto, que hay que leer, creo que se haría un flaco servicio a la juventud intentando limitar sus lecturas sobre el tema.

P.- Hola. Alguna vez he escuchado una teoría según la cual el Rey habría estado detrás del 23-F. Se dice que para afianzar su poder e incluso domar a los golpistas de verdad. ¿Qué opina?

R.- Yo `personalmente creo que el Rey no tuvo nada que ver con el 23-F. De haber estado involucrado, el golpe habría triunfado. EL caso es que el rey pudo haber organizado semanas antes del golpe, un gobierno de coalición. No lo hizo entocnes, y cuando el general Armada propuso tal so0lución, tampoco se prestó a ello en la noche del 23-f. Es evidente que los militares que se pusieron a su disposición para acabar on el golpe estaban dispuestos a sacar sus tropas a la calle si él lo ordenaba. El caso es que no lo ordenó y arriesgó su vida para que impedir que triunfara el golpe.

P.- Después de tanto estudio, ¿le cae a usted bien el Rey? ¿le gustaría que fuese su monarca?

R.- Sí, muchísimo.


Entrevistado por El País

El 20 de Junio de 2003

Visualiza las 2 entrevistas de Paul Preston.      


Paul Preston
Historiador

La biografía de Juan Carlos I El rey de un pueblo es el último libro Paul Preston, uno de los más importantes historiadores de la España contemporánea. El autor de Franco, caudillo de España.



Quizás te pueda interesar

           
Hugh Thomas
           

           
           

           
           

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com