Martes 18 de Diciembre del 2018     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a Patrick Doyle el día 24 de Marzo de 2009

Pregunta.- Pienso que deberíamos comenzar con las películas que has hecho con Kenneth Branagh, y estoy seguro de que te han hecho esta pregunta cientos de veces. ¿Cómo empezó tu relación con Kenneth?
Respuesta.- Yo estaba trabajando como actor en una obra titulada “Man Equals Man”, de Bertolt Brecht, y en ella estaba trabajando con un íntimo amigo de Kenneth, a quien le dijo que yo era actor, pero también compositor. Fue pura casualidad que Kenneth estuviera buscando un compositor para su recién creada compañía de teatro, la Renaissance Feature Company. Así que nos reunimos y todo fue muy bien. Y así fue... Escribí la música para una obra y decidí que no quería actuar nunca más. Estaba cansado de actuar y, al ser músico antes que actor, pude volver a mi primer amor.

P.- De trabajar en el teatro pasasteis a trabajar en vuestra primera película, Henry V. Sabemos que el tema “Non Nobis Domine” se escribió antes del rodaje y que Kenneth lo hizo sonar mientras se filmaba la escena. ¿Pasó lo mismo en otras películas que has hecho con él, por ejemplo el tema “The Creation” en Frankenstein o la obertura de Much Ado About Nothing (Mucho ruido y pocas nueces)?Henry V
R.- No. La escena de la creación fue la primera escena principal que se montó de toda la película y nunca cambió nada desde su primera encarnación, por lo que dispuse de mucho tiempo para estudiarla y discutir con la gente de los efectos de sonido si escribir una música que pudiera sonar alrededor de los efectos sonoros –los golpes, los choques de cosas...-. Así que trabajé mucho tiempo para conseguir que cada movimiento de la música encajara perfectamente con la imagen (tarareando la música de “The Creation”). Para Much Ado ya había escrito muchos de los temas principales bastante antes de empezar a componer para la película, y estar en Toscana hizo que el proceso fuera más íntimo y fácil.

P.- Dada tu estrecha relación con Kenneth, ¿te hace algún tipo de sugerencias sobre la música que quiere para la película?
R.- No. Él es muy específico sobre algunas cosas, como la melodía o los temas. Por ejemplo, en Hamlet, le tuve que tocar cinco temas principales distintos hasta que estuvo satisfecho con uno de ellos. Entonces comencé a componer el resto del score. Pero conseguir un tema principal que le guste es siempre muy difícil.

P.- ¿Cuál dirías que es el tema principal más difícil que has compuesto para él?
R.- Probablemente diría que el de Hamlet.

P.- Es uno de tus trabajos más complejos, y de paso te diré que me encanta.
R.- Muchas gracias.

P.- Volviendo a Henry V, ¿qué sentiste cuando el príncipe Charles, a quien le encantaba “Non Nobis Domine”, te pidió que compusieras “The Thistle and the Rose” para su abuela la Reina Madre??
R.- Hay una anécdota divertida sobre esa composición, si quieres oírla, claro...

P.- Soy todo oídos (risas).
R.- (risas) Estábamos de vacaciones y llegó el correo. El cartero va y me dice: “Necesitamos que firme aquí, es una carta del Palacio de Buckingham”.

P.- ¡Oh, Dios mío! (risas)
R.- ¡Es justo lo que dije! (risas). Todo lo que pude pensar fue: “¡No es para mí!”. De todos modos, mientras la leía me sentía muy halagado y sorprendido. Era una carta escrita a mano... y yo estaba totalmente emocionado.

P.- ¿Tuviste dificultades para componer esta pieza?
R.- Sí. Fue muy, muy difícil. Estábamos de gira mundial con la Renaissance Feature y fue una lástima porque no tuve tiempo para ver los sitios adonde íbamos. Pasé todo el tiempo componiendo la pieza.

P.- Hay algo más que quiero preguntarte sobre Henry V. ¿Es cierto que encontraste la inspiración para “Non Nobis Domine” mientras estabas en el lavabo?
R.- (muy serio) Absolutamente cierto.

P.- (risas) ¿De verdad?
R.- Sí. Para la sección central del tema sabía que tenía que hacer algo muy diferente del resto. Una noche estaba en el lavabo, y mientras HACÍA MIS COSAS, algo empezó a sonar en mi cabeza (tarareando la parte central de “Non Nobis Domine”) y, de repente, me dije: “¡Dios mío, no dejes que se me olvide este tema!”. Así que acabé mis “asuntos” en el baño, me lavé las manos (risas) –eso sí, soy muy limpio-, y bajé corriendo las escaleras, mientras mi mujer me decía: “¿Qué haces corriendo por las escaleras? ¡Ven a la cama! ¡Es medianoche!”, y yo le contestaba: “¡No puedo, no puedo!”. Al final llegué a bajo y empecé a escribir el tema en mi agenda cuando todavía resonaba fuerte en mi cabeza. Así fue.

P.- ¡Qué alivio! (risas)
R.- Sí, ¡muy grande! (risas). No es la única vez que me ha pasado. Me ha sucedido así muchas veces. Cuando he estado trabajando mucho rato y me voy a la cama, cuando estoy más relajado y cansado... allí, es donde me vienen las mejores ideas.

P.- La primera obra tuya que escuché y uno de los primeros CDs que compré fue Dead Again (Morir todavía). Me encanta esa música y la gran película a la que acompaña. La escena final es obra de dos genios, Kenneth en las imágenes y tú en la música. La atmósfera general de aquella escena parece de Hitchcock y su manera de rodar. ¿Tuviste en mente este hecho a la hora de componer Dead Again?Dead Again
R.- No. Quizás subliminalmente, pero no de manera consciente. Mucha gente ve el parecido entre Herrmann y yo, y supongo que tiene que ver con la influencia que tiene la música eslava en mi manera de componer, como la tuvo en Bernard Herrmann. De ahí el posible parecido entre nuestras obras. Los dos escribimos de una manera muy poco ambigua.

P.- Sí, de una manera muy directa. Mirando en tu filmografía uno puede encontrar muchos temas que son muy directos, muy primarios si quieres...
R.- Supongo. Carlitos Way

P.- Bueno... tienes “The Battle of Agincourt” en Henry V, los temas de acción de Dead Again, “The Creation” de Frankenstein y, desde luego, “Central Station” de Carlitos Way (Atrapado por su pasado). Puedo decir que ese tour de force es una de tus obras maestras. La cuestión es si Brian de Palma te sugirió algo o fue una idea totalmente tuya.
R.- Brian no hizo ninguna sugerencia.

P.- ¿Absolutamente ninguna?
R.- Nada. Lo único que Brian me dijo fue: “¡Adelante!”

P.- (risas) ¡Muy directo!
R.- (risas) Así es. “¡Adelante!” Él contrata al compositor para que haga su trabajo. Es muy directo y tiene mucha confianza en su película pase lo que pase.

P.- Eso encaja perfectamente con el tono de sus películas.

P.- Moviéndonos un poco en el tiempo, llegamos al momento en que obtienes tu primera nominación al Oscar por Sense and Sensibility (Sentido y sensibilidad). ¿Qué recuerdos tienes de aquello?Sense and Sensibility
R.- En aquella época había hecho pocas películas y cuando me dijeron que había sido nominado me sentí sorprendido, pero también muy feliz y emocionado por haber sido nominado por un score del que estaba muy orgulloso y en el que había trabajado muy duro junto a Emma (Thompson) y Ang (Lee). Fue una alegría y también fue muy divertido asistir a la enorme fiesta que siguió a la ceremonia. Pero estas cosas hay que tomarlas como lo que son, algo derivado de tu trabajo. Si te planteas tu profesión como una manera de ganar premios, para mí es como comprar el carruaje antes que el caballo, si entiendes lo que quiero decirte...

P.- Por completo.

P.- Dos de tus obras con Kenneth, Hamlet y Frankenstein, se encuentran entre tus trabajos más complejos en cuanto a orquestaciones y por la cantidad de personajes que hay en la historia. ¿Cómo te sientes trabajando en películas como esas?
R.- Durante mucho tiempo de mi vida interpreté a Osric en los escenarios. Por eso estaba muy familiarizado no sólo con el personaje sino con toda la obra. Llegué a conocer con detalle la obra al interpretarla cada noche, por lo cual, cuando llegó el momento de la película, empecé inmediatamente a trabajar en lo que sería la pieza central del score, la que encantaba a Kenneth, y también comencé a trabajar en el tema de Ofelia, que me vino a la cabeza viendo a Kate (Winslet) mientras rodaba una escena en la que ella estaba leyendo una carta de Hamlet. Debido a haber vivido tanto tiempo tanto con la obra como con la película mientras esta se rodaba, era una cuestión de en cuánto tiempo me costaría hacer el score, y aunque al final me costó dos meses ponerlo físicamente en el papel, fue un proceso que había comenzado muchos años antes.

P.- ¿Y en cuanto a Frankenstein? Frankenstein
R.- Al ser una película enorme con tantos giros dramáticos, fue muy difícil concebir un score que subrayara la esencia de la novela, el dilema entre Victor y la Criatura, sin olvidar todas las cosas que suceden a su alrededor. También fue difícil porque el montaje de la película era muy lento, lo que hizo que mi trabajo fuera muy duro.

P.- Para la escena en que Victor y Elisabeth están finalmente juntos en su luna de miel, ¿te sugirió Kenneth algo sobre la música?
R.- No directamente. Pero tanto a Kenneth como a mí nos gusta el romance y la idea para aquella escena era componer algo como el vals de la Bella Durmiente (tarareando la música). Esa era la idea que tenía en mente cuando al final escribí lo que ya has escuchado, una pieza cuya intención era ensalzar el romance.

P.- Otro director con quien mantienes una colaboración desde hace tiempo es Régis Wargnier...
R.- Un director y un amigo maravilloso. Es genial que hablemos de él.

P.- De acuerdo. Has trabajado con él en Indochine (Indochina), Une femme française (Los amores de una mujer francesa), East-West (La vida prometida)... y estás ahora trabajando en su última película, Man to Man. En lugar de comentar escenas específicas, ¿qué puedes decirnos acerca de tu experiencia general de trabajar con él? ¿Y qué puedes avanzarnos de Man to Man?
R.- En primer lugar, debo decirte que Régis, igual que Kenneth, es un amigo de la familia, y que durante el rodaje de Man to Man en Edimburgo, mi hija y yo fuimos a visitar el set. Casualmente, el mismo gran salón que Régis planeaba filmar era el mismo en el que se graduó mi hija en el Edinburgh College. Fue un momento muy especial tener a un amigo de la familia trabajando en un sitio tan cercano. Por lo que se refiere a la película, puede decirte que es un film absolutamente imponente, es la obra de un genio, es una alegría para mí trabajar en él.

P.- ¿Has escrito ya algo?
R.- No, pero me muero de ganas. Esto será lo mejor que haya hecho nunca.

P.- Parece ser que tu trabajo siempre está salpicado de anécdotas divertidas. ¿Qué pasó cuando componías Indochine? Indochine
R.- Supongo que te refieres a la Fisher-Price...

P.- Exacto.
R.- Bueno... Normalmente siempre uso lápiz y papel para escribir la música que tengo en mente, y habitualmente utilizo una grabadora Sony para ello, para grabar lo que escribo. Cuando estaba preparando unas cosas de Indochine para enseñarle a Régis, la grabadora se rompió y no tenía tiempo para salir a comprar otra. Así que por allí estaba aquella grabadora de juguete Fisher-Price y la cogí para grabar lo que estaba componiendo. Y sonaba horrible. Al juguete le faltaba la tapa del cassette y cada vez que pulsaba el botón de grabar tenía que presionar la cinta manualmente... Si no, se caía la cinta (risas)...

P.- (risas) En otras palabras, ¡una auténtica basura!
R.- (risas) Lo peor era que..., bueno..., cuando Régis vino yo no me había dado cuenta de lo impactante que podía ser aquello para un director. Así que cuando entró en la habitación me dijo: "¿Qué es eso?", y yo dije algo como "¡Oh! ¡Es una Fisher-Price!" La situación era ridícula, y entonces Régis me dijo: "¿Me estás diciendo que para la película más grande que nunca se ha hecho en Francia, con el mayor score nunca compuesto, se está grabando en una Fisher-Price?". Y con lo bromista que es me dijo: "Quiero que grabes todo lo que compongas en el juguete y luego se lo muestres a los productores en Francia. Quiero que les digas que se grabó en una Fisher-Price". Y eso es lo que hice (risas).

P.- (risas) ¡No me lo puedo creer!
R.- Y desde ese día aún conservo aquella Fisher-Price.

P.- Pero ya no la utilizas, ¿no?
R.- No, claro que no (risas). Ahora tengo un equipo mucho más caro, con ordenadores y todo lo que puedas imaginar. Pero guardaré la Fisher-Price para siempre. Little Princess

P.- Ahora me gustaría hablar de dos de tus colaboraciones con Alfonso Cuarón. Me refiero a A Little Princess (La princesita) y Great Expectations (Grandes esperanzas). ¿Qué nos puedes contar de tu relación con Alfonso y de la realización de esas dos bandas sonoras?
R.- Alfonso es un hombre maravilloso y cuando me enseñó por primera vez A Little Princess me di cuenta del magnífico regalo que suponía hacer aquel trabajo. Me quedé pasmado por los movimientos de cámara, por el montaje, por la actuación. Y todo aquello venía de la misma persona, el director, el autor. Estaba entusiasmado de poder trabajar con él. Además, le encanta la música y le gusta mucho trabajar en equipo con el compositor. Me sugirió usar una voz infantil para la canción de la película y yo le mostré una demo en la que cantaba mi hija. Al momento se enamoró de la voz, pero en realidad le costó mucho convencerme de que utilizara a mi hija.

P.- ¿Y eso, por qué?
R.- Muy sencillo. No quiero que mis hijos sean parte de mi trabajo. Quiero mantenerlos lo más alejados posible del mundo del cine. Sin embargo, decidí que no le diría a mi hija que había cantado para la película hasta el día del estreno en Los Angeles.

P.- ¿Cómo se lo tomó ella?
R.- ¡Oh, Dios mío! Solo gritaba “¡Yuhuuuuuuuuuuuu!" (risas). No debería haber hecho aquello...

P.- (risas) Los niños son niños... Great Expectations

P.- En la otra película que hiciste con Alfonso, Grandes esperanzas, usaste algunos sonidos electrónicos, algo que no es habitual en tu música. ¿Por qué?
R.- En este caso fue Alfonso el que quería utilizar música pop que fuera acorde con las canciones que usaba en la película. Fue un proceso muy difícil trabajar con todos los cantantes contemporáneos que estuvieron involucrados en la película y al mismo tiempo tratar de componer una partitura que encajara con las canciones. Al final el álbum quedó muy bien y estoy muy orgulloso de cómo resultó aquel trabajo.

P.- ¿Y qué me puedes contar de Amsterdam?
R.- (risas) Sabía que ibas a preguntarme eso...

P.- (risas) ¿Era tan obvio?
R.- (risas) No, en absoluto. Lo que pasó es que un día Alfonso, que es un tío muy divertido, me dijo: "¡Venga Patrick, vámonos a Amsterdam!". Yo le contesté: "No puedo, tengo trabajo que hacer...", y él insistía: "¡Venga, vamos a pasarlo bien a Amsterdam! (imitando la voz de Alfonso)". Fui a mi esposa y le dije: "Querida, Alfonso quiere que me vaya con él a Amsterdam", y sorprendentemente me contestó: "Pues vete y pasa un fin de semana de soltero". Así que nos fuimos a Amsterdam y entramos en una tienda de instrumentos musicales, y me puse a tocar. Y a él le gustó lo que estaba tocando. Para él fue una experiencia emocionante estar allí viéndome tocar el piano. Para mí era algo muy natural, pero para él era algo completamente nuevo. Fue un fin de semana maravilloso.

P.- La única película de animación en la que has trabajado es Quest for Camelot (La espada mágica). ¿Qué tal fue la experiencia de trabajar en animación?Quest for Camelot
R.- Siempre me ha encantado la animación. Aún recuerdo la primera vez que fui a ver Fantasía. Yo tenía 14 años y me enamoré de la interacción entre las imágenes y la música clásica.

P.- Sí, es maravillosa.
R.- Sí, pero para mí escribir la música de aquella película fue algo muy especial, y el principal motivo es que la escribí cuando estaba enfermo en el hospital. Muy, muy enfermo. Para mi sorpresa, y para el especialista que me trataba, lo único que podía hacer era escribir música. El médico temía por mí y me decía repetidamente que nunca había visto a nadie en mi situación capaz de hacer algo que requiriera un esfuerzo mental.

P.- ¿Cuánto tardaste en escribir el score, dado el estado en que estabas?
R.- Bueno, poco a poco. Un día 26 segundos, el siguiente un minuto... Tarde ocho semanas, que es mucho tiempo.

P.- Mucho tiempo, desde luego. Tengo que decirte que nos tuviste a tus fans muy preocupados durante el tiempo en que estuviste en el hospital, puesto que teníamos muy poca información de lo que pasaba y nos temíamos lo peor. ¿Qué puedes decirnos de aquella terrible etapa de tu vida?
R.- Tuve una enfermedad llamada leucemia mieloide aguda, que es un cáncer de la sangre muy virulento, y el de mi tipo no me permitía recibir un trasplante de médula ósea, pero sí una quimioterapia muy agresiva. Aunque fue menos agresiva que la que se utiliza en Estados Unidos, debo decirte que es un proceso muy duro. José Carreras, por ejemplo, fue muy inspirador para mí. Éramos amigos desde mis tiempos en los escenarios y me apoyó mucho durante todo el proceso.

P.- ¿Estás ya completamente curado?
R.- Sí, por completo. Voy una vez al año a hacerme un análisis de sangre, aunque me costó cinco años recuperarme física y mentalmente.

P.- Eso es mucho tiempo.
R.- Sí, pero ahora me siento más joven incluso que antes de enfermar.

P.- Eso tiene que ser una gran sensación.
R.- Sí. Cuando el médico me dijo que tenía entre un 60 y 70% de probabilidades de sobrevivir, yo sólo pensaba en el 30% restante. Fueron unos tiempos muy duros y, gracias a Dios, ya ha pasado. Hay algo más que quiero decir sobre esa época en que estuve enfermo, si no te importa.

P.- ¿Cómo me iba a importar? ¡Adelante!
R.- Me gustaría agradecer a todos los aficionados españoles por su apoyo durante todo aquel tiempo. Todavía conservo todas y cada una de las cartas que recibí aquellos meses y nunca las tiraré. Fue para mí una gran ayuda saber que tanta gente estaba preocupada por mí. Recuerdo las paredes de mi habitación del hospital cubiertas hasta el techo con cientos de cartas. Muchas gracias a todos.

P.- ¿Es cuando no pudiste venir al concierto de Sevilla?
R.- Exacto. Durante el ensayo de aquel concierto, Maggie me llamó y el coro estaba cantando "Non Nobis Domine". Aquello me hizo llorar mucho.

P.- Afortunadamente estás aquí para contarlo y siempre puedes volver (risas).
R.- (risas) Me encantaría.

P.- Te lo tendré en cuenta (risas)
R.- De acuerdo (risas). Bridget Jones Diary

P.- Antes de pasar a tus últimos trabajos, quiero hablar de algo que a veces los aficionados preguntan y nadie contesta. Algunas de tus obras recientes, como Bridget Joness Diary (El diario de Bridget Jones), Killing Me Softly (Suavemente me mata) o The Galindez File (El misterio Galíndez), no se han editado, o al menos no completamente. ¿Qué nos puedes comentar de esta práctica?
R.- Bueno, la cuestión con éstas y otras películas es que no son grandes éxitos de taquilla y es muy difícil para la compañía discográfica editarlas en CD. Esta industria está atravesando tiempos muy difíciles y ya no disponen de tanto dinero como en el pasado. La gente se gasta menos dinero. Galíndez no era una gran película, por lo que el riesgo de editar un disco era enorme. Y aunque Bridget Jones fue un éxito, los productores no quisieron editar un CD con la banda sonora que interfiriera con el lanzamiento del disco de canciones.

P.- Por lo tanto, es improbable que los aficionados puedan escuchar estas bandas sonoras...
R.- Bueno, he hablado con mi manager y estamos pensando en un álbum autofinanciado que contenga esas bandas sonoras.

P.- Sería genial. Bueno, ya casi estamos acabando la entrevista...
R.- (en tono triste) ¿De verdad?

P.- Sí, pero antes de finalizar, me gustaría mucho hablar de tu último trabajo, Secondhand Lions (El secreto de los McCann).Secondhand Lions
R.- ¡Genial!

P.- Debo decirte que la primera vez que lo escuché, me dejaste absolutamente anonadado.
R.- ¿Y eso?

P.- Lo escuché por primera vez mucho antes de ver la película y estuve muy intrigado hasta que fui al cine. La música era tan variada y cambiante que no podía imaginarme qué clase de película era. ¿Cómo fue colaborar con Tim McCanlis?
R.- Es un tío fantástico. Un año antes de empezar a componer, me llamó cuando iba a comenzar a rodar, y desde el principio de todo quiso que yo hiciera el score. Era muy simpático al teléfono y me envió el guión enseguida. Me enamoré del mismo nada más leerlo, y sabía que iba a ser muy difícil. Esa película iba a requerir de toda mi experiencia anterior en composición.

P.- Desde luego, hay un millón de estilos diferentes en esa banda sonora.
R.- Así es. Tienes música étnica, música exótica, música de acción, música romántica, tierna...

P.- ...música épica...
R.- Mucha. La película me exigió esfuerzos en todas las direcciones, pero me encantó. Fue un gran desafío y una gran alegría grabarla con la Orquesta de Bratislava, que hizo una gran actuación. Seguro que estás de acuerdo conmigo.

P.- Absolutamente.
R.- Fue muy divertido trabajar con Tim. Es un director tan apasionado... Estoy muy satisfecho de haber trabajado con él.

P.- Debes estarlo. Es uno de tus mejores trabajos.
R.- Muy amable.

P.- Quiero decir que la primera vez que lo escuché me quedé enganchado con las primeras notas (tarareando el tema).
R.- (tarareando al mismo tiempo)

P.- Me recordó The Thief of Bagdad, de Rozsa.
R.- Es curioso que digas eso porque cuando vi por primera vez la película y todos los flashbacks pensé: "Esta película necesita música de los años cuarenta... Necesita música como la de Rozsa, Korngold, Steiner..." Goldspirit

P.- Bien... si estás tan orgulloso de esta obra, tal como supongo, te gustará saber lo que voy a decirte. Cada año nuestra página web hace una votación entre nuestros lectores para elegir la mejor banda sonora en distintas categorías. Y este año Secondhand Lions ganó el premio a la mejor banda sonora de comedia.
R.- (impactado) ¿De verdad? ¡Caray! Diles a todos que me siento muy emocionado y halagado. Muchas gracias por este premio.

P.- Gracias a ti por regalarnos esa magnífica música, te lo mereces.
R.- Eres muy amable, estoy muy contento de oírlo.

P.- Bueno... creo que sería estupendo acabar la entrevista con la anécdota más divertida que recuerdes.
R.- ¡Qué difícil...!

P.- Te he puesto entre la espada y la pared (risas).
R.- (risas) Pues sí. ¿Qué puedo explicarte? ¿Qué puedo...? ¡Ah, sí! Ya sé. Cuando estábamos doblando Henry V... la escena en que la banda sonora tenía mi voz cantando "Non Nobis Domine"... (cantando)

P.- (cantando el mismo tema)
R.- Estaba en la cabina de sonido en la que hacíamos el doblaje, y todo el día tenía metida en la cabeza una canción, aquella de Barry Manilow titulada "I Wrote the Song" (cantando la canción). En cierto momento fui al lavabo. Estaba sonando "Non Nobis Domine" mientras yo estaba en el lavabo cantando a grito pelado: "I wrote the song than made the world sing" (risas).

P.- (riendo fuertemente) ¿Y ellos te oían?
R.- (risas) No lo sé. Yo estaba allí cantando fuerte (muy fuerte) "I wrote the song that made the whoooleeee...". En fin..., cuando volví del lavabo los montadores de sonido me dicen: "OK, Patrick, aquí tienes la escena doblada". Y allí estaba mi vozarrón cantando "I Wrote the Song" mientras Kenneth estaba en la pantalla recitando a Shakespeare (riendo fuerte)

P.- (riendo muy fuerte, casi llorando). ¡Muy divertido!
R.- Es la anécdota más divertida que recuerdo, Sergio. Tengo que decirte que ha sido genial hablar contigo. Ha sido una gran entrevista.

P.- Para mí también. Ha sido genial. Espero que algún día podamos repetirla.
R.- También lo espero. Cuídate y buena suerte para ti y para vuestra página web. ¡Adiós! (en español)

P.- Cuídate mucho también. ¡Adiós!


Entrevistado por BsoSpirit

El 24 de Marzo de 2009




Patrick Doyle
Compositor

Desde que entró en el negocio al mismo tiempo que su amigo Kenneth Branagh con Henry V (Enrique V) nos ha dado un montón de maravillosos scores para disfrutar. Es uno de los compositores más eclécticos de su generación y cada nuevo trabajo es como un regalo para los aficionados. Con motivo de su última composición, Secondhand Lions (El secreto de los McCann), nos tomamos en serio el desafío de obtener lo que vais a leer. Llena de las más divertidas anécdotas que hasta ahora hemos escuchado, fue un gustazo hacer esta entrevista. Queremos agradecer a todos los esfuerzos realizados para que esta entrevista fuera posible. Gracias a Cathy Mouton, Maggie Rodford y Julia Lister. Sin vuestra ayuda no hubiéramos podido hacerla. Desde que hicimos esta entrevista ha pasado cierto tiempo. Por esta razón, aunque la publicamos ahora, no encontraréis ninguna referencia a su implicación en Harry Potter y el cáliz de fuego. Sevilla, una mañana de un atípico día. Suena un timbre no tan lejano...



Quizás te pueda interesar

           
Peter Buffett
           
Andrew Lockington

           
James Hannigan
           
Jean Michel Jarre

           
John Frizzell
           
Steven Gutheinz

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com