Lunes 25 de Junio del 2018     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a José María Merino el día 27 de Marzo de 2003

Pregunta.- ¿cuáles son sus libros de cabecera? ¿cuáles le marcaron para ser escritor? ENHORABUENA y gracias por sus obras.

Respuesta.- Cambio a menudo de libro de cabecera. Lo s tres libros que me marcaron fueron Heidi, Mientras agonizo y Rojo y Negro.

P.- Cómo de difícil es escribri un cuento hoy en día

R.- Siempre ha sido difícil escribir un cuento porque hay que realizar la fórmula extensión inversamente proporcional a intensidad, y además, tener una buena historia. Es mucho más fácil hinchar cualquier cosa hasta las 200 páginas.

P.- Buenas tardes, Jose Maria Merino. Cuales son sus lecturas filosoficas? Considera la influencia de algun pensador o alguna corriente del pensamiento en su obra? Gracias.

R.- De joven me sentí muy influído por el existencialismo. Con el tiempo, intento conjugar la razón occidental con el gusto por los mitos. Pero sigo siendo existencialista.

P.- ¿De dónde has sacado unos ojos tan, TAN, azules?

R.- Toda la humanidad proviene de 9 abuelas ancestrales. Mi abuela cercana y gallega decía que era una señal gallega. Mi abuela leonesa decía que era una señal leonesa. A saber lo que pasa con los enredos genéticos.

P.- Qué le resulta más difícil construir personajes masculinos o construir personajes femeninos? Cree que el género del autor influye en la construcción de los personajes? es cierto que la literatura no tiene género pero a la hora de desarrollar una historia el género de los personajes marca la novela. Por ejemplo ud. en el Centro del Aire jugaba con personajes femeninos fundamentales como protagonistas, e incluso en El Heredero las mujeres tienen bastante peso, mientras que La orilla oscura tenía una voz más masculina. Se da cuenta de esos detalles cuando escribe?

R.- Aunque sea un tópico, hay que repetir que Madame Bovary soy yo. Me identifico con los personajes femeninos como con los masculinos tanto en la escritura como en la lectura. Lo que pasa es que también uno va aprendiendo con los años. A mí me enseñó mucho a tratar los personajes la escritura de Las crónicas mestizas, una trilogía de aventuras que escribí después de La orilla oscura. Creo que con el tiempo voy escribiendo novelas menos frías, más calientes. Por eso, me voy atreviendo a meterme dentro de personajes que, aunque no sean de mi mismo sexo, no se diferencian en los sentimientos de mi condición humana.

P.- por una parte escribe cuentos y por la otra novelas. Qué espacio le gusta más la brevedad o la densidad. Son los cuentos la antesala de sus novelas?

R.- No tiene nada que ver. Un cuento logrado te produce una gratificación rápida. Sin embargo, la gracia de la novela está en el enredo de irla desarrollando. Es una gratificación más difusa. En todo caso, nunca un cuento es un taller para la novela. Conceptual y técnicamente, son dos piezas totalmente diferentes. Pensar que el cuento es un aprendizaje para la novela puede ser muy peligroso para un escritor.

P.- Me llamo Arcadio, no sé si se acordará, asistí en Santander a uno de sus cursos y luego coincidimos en la cena de los NH, en la que fui finalista, sólo quería saludarle y felicitarle por el libro.

R.- Muchas gracias, Arcadio. Encantado de saludarte. Espero que sigas escribiendo.

P.- ¿Qué recuerdo tiene de sus colaboraciones en el programa "Viva la Radio" de Radio Voz?

R.- Fue una experiencia muy interesante por lo que suponía de reto. Entre la primera hora de la mañana y las 12,00, los martes, tenía que escribir un cuento de dos páginas procedente de una noticia. Los martes, nunca encontraba una noticia que me suscitase un cuento. la aventura duró tres meses y creo que no hubiera resistido ni un día más.

P.- Me gustó mucho, pero mucho, «Los invisibles». Para mí es un referente de que no es necesario distraerse en definiciones físicas de los personajes. ¿Ve usted esta interpretación o la ve invisible?

R.- Le agradezco la interpretación. Ese era uno de mis propósitos cuando escribí ese libro que, le aseguro, ha resultado, invisible para una gigantesca cantidad de lectores.

P.- Hola, ¿qué piensa de la crítica y el análisis literario? lo pregunto, porque como Filologa Hispánica que soy, siempre he sentido frustración al analizar una obra que me apasione. Siento como si al explorarlo y analizarlo formalmente, se perdiera todo el encanto y lo destrozara. ¿es normal no encontrar placer en diseccionar un libro y preferir leerlo, aunque sea 10 veces?

R.- Hay que huir de los análisis que pretenden hacerle la autopsia a los libros y estudiarlos desde la perspectiva de las ciencias naturales. La ficción literaria sólo puede interpretarse desde la intuición, desde la razón poética. Una opinión más completa puede encontrarla en uno de los últimos capítulos de mi última novela, El heredero, a propósito de las aproximaciones críticas a las novelas en determinadas universidades norteamericanas.

P.- ¿qué hace para tener esa imaginación? ¿cómo la alimenta? me encantaría tener su imaginación para poder vivir plenamente. Gracias

R.- La imaginación se alimenta de sueños. La literatura está llena de sueños. Aparte de mi predisposición a estar en Babia, la real y la metafórica, yo no he dejado de soñar leyendo.

P.- Hola, ¿no crees que existen críticos, y además de reconocidos medios, que critican novelas leyendo unicamente el primer capítulo?, ¿qué valor das a la crítica?

R.- Creo que la crítica, buena o mala, es la única respuesta lectora que podemos encontrar los escritores. No suele ayudarnos mucho a entender lo que hacemos, e incluso puede desmoralizarnos, pero me parece imprescindible en ese proceso de relación entre lector y autor. Lo ideal sería que los críticos fuesen grandes lectores, bien formados y con un gusto bueno y amplio. Posiblemente la mayoría de nuestros críticos respondan a lo que es la media nacional en todos los demás aspectos de la vida, incluída la escritura de novelas.

P.- Los autores jóvenes son siempre novelistas; ¿no hay ya jóvenes que escriban cuentos?

R.- Lo siento, no estoy de acuerdo. Hay excelentes cuentistas jóvenes en España. Le recomiendo que lea el libro Pequeñas resistencias, antología realizada por Andrés Neuman, editorial Páginas de Espuma.

P.- No crees que se hace neceario volver a una literaturacomprometida, de calidad, desde luego?

R.- Lo que creo necesario es que la literatura tenga sobre todo el propósito de la calidad, sea cual sea el material con el que trabaje. Con el tiempo, se demuestra que toda ficción literaria de calidad tiene un radical compromiso con su tiempo. Dos ejemplos: El Quijote, La metamorfosis.

P.- Mis alumnos están leyendo el oro de los sueños, ¿qué les podría comentar?

R.- Que no se preocupen si tienen que ir al diccionario de vez en cuando. Y que sepan que el libro es fruto de una experiencia real en lecturas y viajes. Conté la conquista pensando que fue así.

P.- ¿podría decirme algún concurso de cuentos que sea limpio?

R.- Creo que la mayoría de los concursos de cuentos son limpios. Otra cosa es que la preselección de los textos sea afortunada. Generalmente, el jurado trabaja sólo sobre una parte del material presentado. Yo he sido jurado de premios de cuentos muchas veces y no he vivido ninguna situación sucia o chapucera. Otra cosa son los premiso de novela comerciales.

P.- ¿Qué opina de las críticas de Harold Bloom y otros acerca del «carácter pernicioso« de Harry Potter para los niños? Tampoco sería una gran literatura la de Enid Blyton y a mí me engancharon a la lectura

R.- No sabía que Harold Bloom fuese tan severo con Harry Potter. Yo he leído una de sus novelas y no me extraña que apasionen a los niños. Me parecen muy adecuadas para entrar en la magia de la novela. Creo que son herederas de muchas de Enid Blyton, por otra parte, heredera de Richmald Crompton, heredera a su vez de Saki. En Harry Potter también habría elementos de Dickens y de Tolkien. Toda una tradición, caramba.

P.- Desde la librería Novelaria en Bilbao nos gustaría preguntarle: ¿qué novela se llevaría a una isla desierta?. Gracias.

R.- Tendría que llevarme un baúl. Pero de tener que escoger alguna, me sigo quedando con El Quijote.

P.- Soy un escritor novel y acabo de terminar una novela disparatada, al estilo de Wilt. Para ese tipo de texto, ¿me recomienda que lo presente a un concurso literario, a una editorial o a un agente?

R.- Lo más accesible es el concurso literario, aunque siempre con la conciencia de la lotería. Puede también buscar un agente. Ir a una editorial a pecho descubierto puede ser más problemático. Las editoriales tienen cientos de orginales en espera.

P.- Ya que hablamos de imaginación, ¿por qué se ha perdido ese tipo de novelistas que formaron gente como Mihura, Tono, Jardiel Poncela and company? Y donde digo novelistas, también digo cuentistas, que escribieron relatos, a mi modo de ver, muy buenos

R.- No se han perdido, lo que pasa es que ya no se llaman humoristas. Pero sigue habiendo escritores que hacen humor, aunque reconocerlo podría ser para ellos encontrarse encasillados en un género. De todas maneras, aquel humor tenía una inocencia que tal vez los tiempos no permitan, aunque parezca contradictorio.

P.- Soy el de la pregunta de «Los invisibles». Mira, me he emocionado con su respuesta. Me animo con otra: ¿a usted también le pasa que cuando se pone a imaginar y a escribir lo imaginado sale de este mundo?

R.- Leer una ficción siempre es entrar en otro mundo. Yo creo que la ficción fue la primera forma de sabiduría humana. Crear símbolos para intentar descifrar el caos de la realidad. Claro que escribir, es también entrar en otro mundo.

P.- ¿Qué libro de sintaxis me recomendaría?.

R.- Lo siento, pero he olvidado todo lo que estudié de gramática. Estoy seguro de que en cualquier librería bien surtida encontrarás lo que buscas.

P.- León ha dado escritores excepcionales que todos conocemos ¿qué hay de la cantera? ¿conoces a alguno destacable?

R.- Yo creo que hay muchos muy buenos, pero sigo sin saber cuál es la razón de que haya tantos. Pienso que el origen puede estar en las radiaciones de un meteorito en forma de botillo que se encuentra en Castrocalbón.

P.- Hola José María, soy pesimista a mi pesar, ¿no crees que con tanta tecnología (de la cual participo, demonios), tanta imagen, tanto videojuego y pirateo de peliculas, etc, etc... al libro le queda muy poco tiempo de existencia?

R.- En cambio, yo soy un optimista desesperado. Creo que el libro subsistirá mientras no necesite enchufarse a la red y sea nuestra cabeza el monitor. Otra cosa es que los buenos lectores acaben formando una secta. Pero con ella, nadie podrá terminar nunca mientras se nos pueda seguir llamando homo sapiens.

P.- ¿De qué manera puede uno saber que tiene verdadera vocación de escritor?

R.- Si uno no deja de escribir a pesar de todo. Si uno escribe porque quiere, sabiendo que nadie le va a echar de menos si no lo hace. Escribir es algo muy personal que realmente sólo interesa al propio escritor.

P.- ¿Cómo puede uno aprender a encontrar su propia voz al escribir? Al principio todos imitamos...

R.- Ante todo, intentando ejercer una implacable autocrítica. Teniendo la conciencia de que todo es borrador. Y escribiendo, claro.

P.- Me podría nombrar tres autores imprescindibles?. Muchas gracias

R.- Lo siento, pero cuando pienso en libros o en autores me vienen a la cabeza en bandadas, o en cardúmenes. Elegir tres me desgarraría.

P.- Hola José María he leido alguno de tus libros y me han parecido "meras copias" de la obra de Stephen King ¿para cuando un libro original?

R.- En realidad firmo Stephen King cuando trabajo para el mercado anglosajón. Te felicito por tu extraordinario conocimiento de la literatura comparada.

P.- He notado ultimamente que los libros se están encareciendo bastante, ¿para cuando un Top-Manta literario?

R.- Recomiendo una visita a la Cuesta Moyano o a cualquiera de las numerosas librerías de viejo. En tres meses adquirirás cualquier novedad muy rebajada.

P.- José Maria, ¿para cuando un libro de misterio sobre la homosexualidad?

R.- Ojalá fuese yo capaz de escribirlo, pero es un mundo que no conozco bien.

P.- Tanto tú como Mateo Díez teneis aspecto de caballeros (quijotesco) y encima lo de escribir se os da de maravilla. Felicidades.

R.- Lo malo es que ese aspecto es, sobre todo, fruto de la edad. En cualquier caso, gracias, también en nombre de Luis Mateo.


Entrevistado por El Mundo

El 27 de Marzo de 2003




José María Merino
Escritor

José María Merino ha demostrado su maestría para aproximarse a lo misterioso y para cruzar los límites siempre inquietantes que separan la vigilia del sueño. Tiene en su haber el Premio Nacional de la Crítica (1986), Nacional de la Literatura Juvenil (1992) y Miguel Delibes (1996). Destacan sus antologías de Cuentos, a los que hay que unir libros como La orilla oscura o El heredero, que acaba de publicar y sobre el que hablará en el chat de elmundolibro.



Quizás te pueda interesar

           
José María Mendiluce
           
Baltasar Magro

           
Rafael Reig
           
Luis Corbacho

           
Juan Antonio Cebrián
           
Carlos Alberto Montaner

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com