Lunes 11 de Diciembre del 2017     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a Javier Lorenzo el día 01 de Agosto de 2007

Pregunta.- en su anterior novela, la mujer tenía un papel esencial. ¿son las mujeres una fuente de inspiración?

Respuesta.- Sin duda. Siempre fueron las musas de los artistas, ¿verdad? En cuanto a las novelas, si ya ocupaban un papel muy relevante en El último soldurio, en Las guardianas del tabú son las grandes protagonistas. Un protagonismo que perdieron durante 2.000 años y que ahora, aunque aún queden resabios del machismo que implantaron los romanos, por fin han recuperado. Creo que es para congratularse.

P.- ¿Estarían orgullosas las protagonistas de su libro, de la España de hoy? Muchas gracias y un saludo

R.- Qué difícil pregunta. Más que España como forma política o nación, les sorprendería esta sociedad tan mecanizada y avanzada tecnológicamente. Una sociedad de la que podrían enorgullecerse en algunos aspectos, pero en la que también observarían grandes carencias, referidas en su mayoría a la deshumanización, el miedo rampante ante cualquier mínimo inconveniente y la pérdida de valores que para ellas eran fundamentales: el valor, la lealtad, el sentido del deber... En este sentido, yo creo que más que orgullo podrían llegar a sentir lástima o incluso desprecio. Ellas eran así. De una pieza.

P.- No he leído aún el libro. ¿Cómo me convencería para que lo hiciera? Muchas gracias

R.- Más que como autor, yo le hablaría como lector. Aunque me la sepa de memoria, si abro una cualquiera de sus páginas me engancho y me cuesta dejarla. Procuro escribir novelas, artículos, columnas que me gusten como lector. Libros que leería aunque hubieran sido escritos por otra persona. Por otro lado, sólo puedo decir que todos cuantos la han leído ya me han felicitado calurosamente; singularmente, las mujeres. Y no creo que sea por lo guapo que soy, precisamente. Por último, si quiere usted ser testigo del cambio decisivo que supuso el final de la influencia céltica en la Península Ibérica y el comienzo de la latinización, encontrará datos muy interesantes y que hasta ahora no habían llegado al gran público.

P.- ¿En qué raíces históricas ha bebido para poder escribir este libro? Como historiador me sorprende la alta veracidad que alcanzan muchas novelas históricas.

R.- En este caso ha sido determinante Estrabón, quien en su libro Geográfica dice que las madres cántabras mataron a sus hijos antes de permitir que cayeran en manos de sus enemigos, que un niño mató a sus padres y hermanos con una espada que había robado, que otra mujer había asesinado a sus compañeros de cautiverio, que un hombre atado se había arrojado a la hoguera, harto de las burlas de sus captores... Esa descripción es la base, el núcleo de Las guardianas del tabú, aunque evidentemente también tengo muy en cuenta lo que dicen otros autores clásicos que también se ocuparon de este episodio histórico -fundamental en el devenir del futuro de la Península Ibérica-, caso de Dión Casio, Silio Itálico, Floro, Horacio y otros. Y por supuesto, también me aportan muchísimo las investigaciones de estudiosos e historiadores más o menos recientes.

P.- Más que pregunta es un agradecimiento a su mención a la fiesta que recrea las Guerras Cántabras en el pueblo cántabro de Los Corrales de Buelna, y una cuestión que ya desde aquí se le planteó: con 2.000 participantes que podrían ser actores, para cuando la película sobre los dos libros?

R.- No depende de mí esta cuestión. Bien es cierto que todos me dicen que ambas obras tienen un ritmo y unas imágenes muy cinematográficas, pero de momento no hay nada en firme, pese a que sé que hay algunas productoras que están dándole vueltas al proyecto. Sería una gran alegría que se materializara. La gente pide épica, y creo que ambas novelas la tienen de sobra.

P.- Suelo leer con música. ¿qué canción me recomienda para escuchar mientras leo su libro?

R.- Magnífica costumbre, a mi modesto entender. Yo soy un apasionado del barroco y de cualquier pieza en la que intervenga un clavicordio. No obstante, no descarto que un aria de Wagner pueda servir, dadas las enormes tragedias que envolvieron a los personajes de la novelas, así como al pueblo cántabro.

P.- Estoy encantado de poder hablar con usted. Me interesaría saber a qué viene el título del libro. ¿Cuál es el tabú que protegen las guardianas?

R.- El tabú es la Luna. Para ellos era un dios que no se podía mencionar directamente y por eso utilizaban toda clase de eufemismos y subterfugios para nombrarla sin nombrarla. Uno de ellos era el término tabú. Allí, sobre su blanca superficie se libraba todas las noches una tremenda batalla celestial entre las fuerzas del mal y los espíritus de los guerreros que habían muerto empuñando una espada. Del resultado final de esa batalla dependía el destino del mundo y que el Sol saliera por el horizonte cada mañana. ¿No le parece una historia preciosa? A mí, desde luego, sí.

P.- Acabo de terminar tu anterior novela, El Último Soldurio, y me ha parecido un ejercicio de documentación excepcional, del que se pueden extraer muchas más historias. Imagino que tu nueva novela va a continuar por esos derroteros. ¿ No te has planteado abordar qué ha sobrevivido hasta nuestros dias de esa cultura? ¿Que vestigios quedan? Muchas gracias anticipadas

R.- Pues la verdad es que no me lo he planteado como ejercicio concreto, pero le aseguro que aún siguen en activo muchas costumbres, fiestas e incluso artilugios, como el dujo, por ejemplo, que es un tronco hueco en el que se alojará posteriormente un panal. Además de las investigaciones históricas, ha sido fundamental el, llamémosle, trabajo de campo. El viento galaico de entonces sigue trayendo la misma lluvia (o un poco menos) que el gallego de hoy. La magosta, o recogida de castañas, aún se mantiene. El modo de trabajar con el ganado -subiendo a los altos valles en verano- también sigue en vigor, así como algunos elementos agrícolas. Basta con rascar un poco en muchas de las tradiciones de hoy en La Montaña para encontrar las profundas y longevas raíces que las sustentan.

P.- Un saludo de una Cantabra que le a encantado su libro "Las Guardianas del Tabu" y me ha gustado tando que ahora estoy leyendo "El último soldurio", mi pregunta es , como una persona que no ha nacido en cantabria escriba sobre ella en su primer libro,y como consigue toda esa informacion sobre los cantabros. Espero que siga escribiendo gracias un saludo Isabel

R.- Muchas gracias. Mi madre es cántabra y a los diez días de nacer en Madrid ya estaba en El Sardinero -según me cuentan-. No obstante, lo fundamental es que tanto la figura de Corocotta como el fin de este mundo de influencia céltica habían sido despreciados por los novelistas. Estoy convencido de que si hubieran surgido en cualquier otro país de nuestro entorno ya se habrían hecho merecedores de varios libros y películas. Lamentablemente, en este país parece que hay cierta tendencia a despreciar nuestro riquísimo y apasionante pasado. Lo que es por mí, no lo lograrán. En cuanto a la información sobre los cántabros, ya digo: compagino las fuentes clásicas con el "trabajo de campo" y el estudio de las tradiciones de la época. Ellas son el armazón que da credibilidad a la inevitable ficción.

P.- Dicen que no hay dos sin tres, ¿Para cuándo su próxima novela? ¿Puede adelantar algo del argumento?

R.- Ya estoy inmerso en una tercera novela, aunque será mucho más contemporánea y, desde luego, diferente. Creo que se ha cerrado este capítulo (ya no hay otras fuentes históricas de las que nutrirse)y que debo enfrentarme a otros retos literarios. Lamentablemente, mi médico no me deja adelantar argumentos. Lo siento.

P.- ¿Qué pueden aprender las mujeres de hoy de las guardianas del tabú?

R.- Creo que las guardianas del tabú son un ejemplo de muchas cosas: el sentido del deber, la lealtad, el valor... Pero también creo que muchas mujeres de hoy siguen siendo guardianas del tabú, aunque de una forma discreta. Ellas son los pilares de esta sociedad, pero nadie se lo reconoce. Tal vez empieza a ser hora de que exijan ese reconocimiento y espero que esta novela les ayude a ser aún más dueñas de sí mismas y conscientes de su importantísimo papel.

P.- ¿Los Axteris y Obelix españoles eran mujeres? ¿Si bien estos se hacian fuertes por una pocima , cual era el secreto de las mujeres españolas a la hora de ponerse frente a los romanos?

R.- Yo ya dije en su momento que Corocotta era "el Astérix español". Me pareció un mensaje comprensible para todo el mundo. Lo que sí le aseguro es que Goscinny y Uderzo se documentaron muy bien para hacer sus historietas. En cuanto a las mujeres españolas, su secreto es una fuerza de voluntad inquebrantable y un sentido de la dignidad excepcional, además de otros recuersos como la astucia o la seducción.

P.- ¿sigues escribiendo de televisión en el mundo? ¿que es lo que más te gusta y lo que menos de la pequeña pantalla?

R.- Sí, sigo, aunque de forma más discreta (con pseudónimo). Lo que más me gusta, depende: buenos informativos, documentalñes o reportajes. Algunas series... Y lo que menos me gusta es el exceso de cotilleo. No el cotilleo en sí -actividad humana donde las haya-, pero sí el exceso. Afortunadamente, parece que los espectadores están empezando a dar la espalda a tanta caspa.

P.- ¿Es fan de algún blog? ¿cuáles me recomendaría?

R.- No soy muy de blogs, pero de recomendarle uno le recomendaría El sibarita, en esta misma web.

P.- "Antes muertos que esclavos", dijeron los cántabros hace más de 2000 años. ¿Cree que sigue siendo aplicable para los conflictos del siglo XXI?

R.- Nadie podrá convencerme nunca de que quienes se rebelan contra la injusticia o una invasión son todos unos "bandoleros" (en época de la antigua Roma) o todos unos "terroristas" (en la era de G.W.Bush). Cuando alguien se inmola por una idea, aunque ésta sea o nos parezca una estupidez, habrá que preguntarse qué es lo que está fallando para que esa persona haya preferido la muerte a la vida.

P.- Hola Javier, visto que tu nuevo libro trata de las mujeres que encabezaron la resistencia cántabra frente a Roma ¿qué papel crees que juega la mujer actual en nuestra sociedad?

R.- Creo que ahora ocupa el que ella quiera ocupar. Es cierto que aún sigue habiendo desequilibrios y desigualdades, pero por fortuna la mujer es hoy dueña de su propio destino y, por tanto, una pieza clave para comprender esta sociedad. Una sociedad que ya no es masculina ni femenina, sino de personas, de seres humanos.

P.- Que posibilidades existirian de que sus libros sean traducidos a otros idiomas?. En Hungria por ejemplo he conversado con mucha gente y les he mostrado y relatado a grandes rasgos el libro y todos lo encuentran super-interesante y lamentan el no poder leerlo. Espero que algun dia lo veamos tambien en el cine.

R.- Tengo noticias de que la Biblioteca Nacional de aquel país ha pedido algunos ejemplares y el libro está en las listas de varias librerías extranjeras. Sería fabuloso que este episodio de nuestra Historia superase todas las fronteras.

P.- Si tuvieras que elegir, con qué te quedarías, con el periodismo o la literatura?

R.- Uf. Es como preguntarme si prefiero que me corten la pierna derecha o la izquierda. Qué quiere que le diga. Les tengo mucho aprecio a las dos y, a menos que no me quede otra opción, procuraré dedicarme a ambas con la misma pasión.

P.- ¿Hay alguna correlacion entre el último soldurio y las guardianas del tabú? si es así, se tienen que leer en algún orden?

R.- Las guardianas del tabú es la continuación histórica de El último soldurio. Recalco: histórica, no literaria. Se pueden leer en cualquier orden, porque son independientes, aunque cronológicamente El último soldurio narra hechop anteriores. Por otro lado, Las guardianas del tabú -dicen- es más ágil que su predecesora. Si no se es un lector habitual, le recomiendo incluso empezar por ésta.

P.- Buenas tardes javier, cuál es su personaje favorito del libro y por qué. Un saludo

R.- Buena pregunta. Yo creo que Acuana, en la que he querido reflejar a mi propia madre. Espero que este libro me ayude a superar definitivamente las rencillas y desavenencias que tuvimos durante años. Sí, me quedo con Acuana porque para mí es el símbolo de una necesaria reconciliación.

P.- Para cuando un libro de mi tierra. Soy vasca y ha conseguido que mepase de la novela de ficcion a lanovela historica. Su primer librome lo regalaron pero esteme lo he comprado

R.- Me alegro infinito de que haya dado usted ese paso. La novela histórica puede ser -y de hecho muchas veces lo es- tan apasionante e intensa como cualquier otro género. Y tiene una virtud, de algún modo revives épocas o personas ya desaparecidas, que existieron de verdad. Es como resucitarlas. En cuanto a una novela sobre los antiguos habitantes de lo que hoy se llama País Vasco (caristios, várdulos y autrigones; los vascones ocupaban la actual Navarra), creo que, aunque hay datos sueltos sobre ellos no hay un gran episodio histórico de aquella época. La actual Pamplona recibió su nombre del general Pompeyo quien, por otro lado, concedió la ciudadanía romana a muchos régulos vascones hacia el año 90 a.C. 70 años antes de los hechos que se narran en estas novelas. Por último, aunque se reflejan actos de valor increíbles entre los habitantes de estas tierras (uno entró en batalla arrojando el caso ante el enemigo, por ejemplo), su condición de pueblo fronterizo les hizo más prudentes a la hora de relacionarse con Roma. De hecho, según todas las fuentes clásicas, los autrigones (territorio que comprendería hoy, aproximadamente, entre Castro Urdiales y el río Nervión) fueron uno de los pueblos que solicitaron la ayuda de Roma para acabar con los cántabros que cada verano saqueaban su territorio. De todos modos, en lo que respecta a esta época, le recomiendo los estudios de Julio Caro Baroja. Y tenga en cuante también que Estrabón asegura que todos los pueblos del norte de la Península Ibérica hablaban el mismo idioma, comían las mismas cosas, vestían casi de la misma manera y tenían las mismas costumbres. Lo que se narra en Las guardianas del tabú -al margen de hechos históricos- es asimilable con lo que ocurría entre los vascones, los autrigones o cualquier otro pueblo de esa zona.

P.- Buenos días y enhorabuena por su libro. Si tuviese que destacar alguna peculiaridad de esos antiguos cántabros que luchaban para resistir la invasión romana, ¿qué destacaría? Muchas gracias. Corocota.

R.- Su sentido del orgullo y de la dignidad. Y el valor. Hoy vivimos con miedo de todo: el tabaco, el colesterol, el contrato, la hipoteca... Podríamos ser más libres que nunca, pero tengo la impresión de que ellos eran más libres que nosotros.


Entrevistado por El Mundo

El 01 de Agosto de 2007




Javier Lorenzo
Escritor

Acaba de lanzar su nuevo libro, Las guardianas del tabú (Planeta), un relato épico sobre la desaparición del pueblo cántabro. Javier Lorenzo, escritor y colaborador de El MUNDO, parte de la aventura épica de las mujeres que encabezaron la última resistencia cántabra frente a Roma en la Península Ibérica.



Quizás te pueda interesar

           
Ignacio García-Valiño
           
Carlos Marzal

           
Enrique Vila Matas
           
Jorge Barreno

           
Santiago Gamboa
           
José Enrique Ruiz- Domènec

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com