Lunes 28 de Mayo del 2018     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a Javier Cercas el día 04 de Abril de 2005

Pregunta.- Ya he leído el libro, me ha gustado mucho. ME gustaría saber si todo es autobiográfico, o si mezclas tu realidad con inventiva, me ha preocupado el destino de tu familia en el libro.

Respuesta.- Estoy de acuerdo con Rodney cuando dice en el libro que todas las novelas son autobiográficas; ésta no es ninguna excepción. Pero por supuesto en ella hay mucha -muchísima- invención: para llegar a la verdad moral, es decir universal, a la que aspiran todas las novelas esa invención es imprescindible. Así que no tienes por qué preocuparte por mi familia, que está muy bien. Y me alegra mucho que la novela te haya gustado.

P.- He leído tu libro, enhorabuena. ¿No te has hecho un poco de lío con las fechas? La muerte de Rodney debería ser en enero de 2003, no de 2004 como pones en el libro, para que todo encaje.

R.- Espero no haberme hecho un lío, la verdad. Y así, a botepronto, yo diría que la muerte de Rodney ocurre en enero de 200Pero tomo nota y lo revisaré, porque puede haber una errata. Estas cosas pasan hasta en las mejores familias.

P.- He leído Soldados de Salamina y La Velocidad de la Luz. Aún encontrando ciertas similitudes en el transfondo de ambas tramas, noto mucho más positivista el mensaje de "Soldados..." que el de "La velocidad....". En este último aprecio una mayor implicación personal del autor, ¿es posible que esta implicación tuya sea la causa del aire más pesadumbroso de tu última obra? ¡Enhorabuena por "Soldados de Salamina!

R.- Pues yo creo que en parte tienes razón: es casi seguro que La velocidad es una novela más desesperanzada y hasta más amarga que Soldados, pero dudo que sea a causa de una mayor implicación mía en el libro, porque yo creo me he implicado igualmente en los dos. Algún amigo me ha dicho que con esta novela me he hecho mayor y, por tanto, más pesimista. No lo creo, porque soy un optimista incurable. Más bien creo -pero puedo estar equivocado- que esta novela es el envés de la anterior, un complemento o incluso una refutación de aquélla: después de todo uno escribe casi siempre para refutarse, para decir que lo que dijo en el libro anterior no era toda la verdad. O por lo menos yo siempre he escrito por eso: si en un libro dijera de golpe toda la verdad -o lo que yo considero la verdad- seguramente me callaría para siempre.

P.- Es tan destructivo el éxito ?

R.- No, no: el éxito no es destructivo, pero puede llegar a serlo. Es verdad que el protagonista de La velocidad vive el éxito como una catástrofe, pero debo decir que yo lo he vivido sobre todo como una bendición. Lo que yo he pretendido en parte en la novela es reflexionar sobre el éxito como categoría moral, algo que en el fondo todos conocemos, y sobre cómo afecta o puede afectar a la vida de las personas.

P.- ¿Ya le ha dicho David Trueba si tiene previsto adaptar al cine su última novela?

R.- Si no me engaño, David Trueba ya anda preparando su próxima película, así que mal podría adaptar mi libro. Y, en fin, si tiene que adaptar algún libro, yo le aconsejaría que adaptase el de otro, porque de lo contrario acabará hasta las narices de mí, cosa que por nada del mundo deseo.

P.- hola javier. Para un aficionado a la escritura como soy yo, siempre es de admirar encontrar a un escritor capaz de crear un mundo tan fascinante como el de Soldados de Salamina. Hasta que punto es importante la documentación en una novela? ¿Es más importante que la creatividad? Saludos, ya tengo tu nueva novela y espero leerla muy pronto. Victor.

R.- Muchas gracias, Víctor. La documentación es sólo un instrumento, que a veces es indispensable, pero no siempre. Eso que llamas creatividad, en cambio, es una condición necesaria, pero, aparte de las dotes naturales de cada cual, es algo que también se conquista -hasta donde se conquista- a base de empeño.

P.- Javier, acabo de empezar a leer La Velocidad de la luz y me preguntaba si las conversaciones con Rodney, las disquisiciones sobre el fracaso y el éxito, son cuestiones que Vd se planteó al empezar a escribir o, por el contrario, un monólogo que surge ahora, tras pasar por las dificultades del comienzo y una vez alcanzado el reconocimiento por soldados de salamina. Muchas gracias

R.- Bueno, a mí el éxito y el fracaso -esos dos espejismos- me han interesado siempre como temas, pero sospecho que la respuesta a tu pregunta se encuentra al final de la novela, así que no digo más, para no estropearte la lectura. Quiero decir que esas disquisiciones -como las llamas- están ahí no por sí mismas, porque yo considere que tienen más o menos validez, sino porque desempeñan una función en la novela. Acaba de leerla y, me parece, lo verás.

P.- ¿Está preparando ya su próxima novela?

R.- Tengo varias ideas en la cabeza, y espero que pronto se imponga una de ellas. Pero de momento aún no he podido empezar , entre otras cosas porque promocionar la que acabo de terminar me lleva mucho tiempo.

P.- Cuál fué su reacción al saber que Sánchez Ferlosio había sido galardonado con el Cervantes? Saludos. Voy a cargar. A ver si a la vuelta has contestado. :-D

R.- Pues resulta que yo estaba en el jurado del premio y que Ferlosio era uno de mis candidatos. Así que me alegré de que uno de mis candidatos resultara premiado. Todo el mundo sabe que es un gran escritor.

P.- ¿Que le sugiere a V.d que la sola mención de la Guerra Civil suscite encencidas reacciones aunque la mención sea simplemente circunstancial? ¿Cuál es la reacción más desaforada que se ha encontrado V.d tras la publicación de Soldados de Salamina?

R.- Bueno, quizá a estas alturas las reacciones no son tan encendidas como a veces parece, ¿no?. Pero, si lo son, tampoco es de extrañar: es evidente que ese pasado todavía no ha acabado de digerirse o de colocarse en el sitio que le corresponde, aunque creo que la situación es mucho mejor que, digamos, hace diez años. Ah, sí, las estatuas de Franco: ¿pero a alguien se le ocurre que los italianos permitieran que hubiera una estatua de Mussolini en la plaza de alguna ciudad? Y, en cuanto a Soldados, pues tampoco ha habido reacciones desaforadas, aunque hay gente que confunde el hecho de hablar de un fascista -y de recordar la evidencia de que era una persona igual que todos- con el hecho de que yo defendiera su ideología o relativizara la perversidad de la misma, lo que evidentemente no era el caso.

P.- Hola Javier* El narrador de la Velocidad de la luz construye una historia para castigarse por su éxito anterior. ¿Era inevitable que fracasara en su intento?

R.- Yo no creo que el narrador construya la historia para castigarse por su éxito, sino, quizá, para purgar sus culpas, es decir, para sobrevivir. Y tampoco creo que fracase en su intento, porque, si te fijas, la novela que leemos es la prueba de que ha escrito esa historia, que es la que el lector está leyendo, y de que, por tanto, ha sobrevivido. Esta es mi interpretación, claro, pero yo no tengo el monopolio de la interpretación de mi novela: el lector es soberano. O sea que tú decides.

P.- Hola. Has comentado varias veces que la crítica te estaba esperando "con toda la artillería"; pero lo cierto es que te ha ido muy bien con ella. ¿A qué crees que se debe este alto el fuego?

R.- Lo de la artillería era una broma que me hizo mi editor y yo he repetido porque me hacía gracia, así que no ha habido alto el fuego. Lo que yo dije en serio antes de que se publicara la novela es que esperaba que la crítica la leyera y dijera si le parecía bien o mal, simplemente. Por fortuna la crítica ha dicho que le parecía bien. Pero si hubiera dicho que le parecía mal, yo la hubiera respetado igual -pudiendo o no estar de acuerdo con sus juicios-. En todo caso, y eso también lo he dicho en serio antes de que la novela se publicase, la crítica adversa va con el sueldo del escritor: si no quieres que exista, no publiques. Por supuesto, siempre hay gente malintencionada (Machado decía que en España a veces se confunde la crítica con las malas tripas), pero eso se da absolutamente en todos los ámbitos, incluido el de los escritores

P.- Hola, anoche no pude dormir hasta que no terminé la velocidad de la luz ¿Cuando lo escribiste pensaste en los lectores o simplemente es una necesidad vital?

R.- Cuando escribo solo pienso, como la mayoría de los escritores, supongo, en resolver el problema formal que me he planteado y, en el proceso de resolver ese problema, me encuentro con todo tipo de problemas de orden moral, político, histórico. Pero lo primero es el problema formal -porque en gran medida en la novela la forma es el fondo-. Y sí, escribir es para mí una necesidad vital, entre otras cosas porque sospecho que si no lo hiciera acabaría siendo un oligofrénico peligrosísimo y perfectamente asocial. También puedo decir que es la única forma que yo he encontrado de andar por la vida sin sentirme del todo sometido; y, desde luego, la única forma que tengo de aclararme un poco, de dotar de un sentido o una ilusión de sentido a lo que me rodea, a lo que me pasa, a mí mismo.

P.- ¿Tienes algún autor en el pedestal?

R.- A muchos. ¿Por dónde empiezo? Afortunadamente, hay una cantidad tremenda de cosas buenas que he leído y pienso volver a leer y de cosas buenas que -estoy seguro- aún no he leído. Pensar esto me da una alegría tremenda. A veces sospecho que sólo escribo para disfrutar más leyendo.

P.- LA velocidad de la luz, ¿Cómo se te ocurrió ese título?

R.- Se me ocurrió hablando con mi sobrino, Tomàs Frauca, acerca de Einstein. Cuando ya estaba casi acabando la novela me di cuenta de que el título sólo podía ser ese. Y, en cuanto a su significado, bueno, yo tengo mi interpretación, pero de momento os la dejo a los lectores, porque en el libro hay algunas pistas.

P.- ¿Cómo escribe sus novelas? A ordenador, máquina, con pluma...

R.- Antes las escribía a mano, pero desde hace tiempo las escribo con el ordenador, aunque tomo muchas notas a mano. El ordenador permite corregir muchísimo, así que es un instrumento fantástico para un escritor.

P.- Buenos días ¿Qué opina de las últimas novelas de Javier Marías? ¿No cree que se ha vuelto insoportablemente reiterativo? También me gustaría preguntarle por el que considero mejor escritor español: Eloy Tizón. Saludos

R.- No he leído la última novela de Marías, así que no puedo opinar. Y en cuanto a Eloy Tizón, sólo he leído algún cuento, pero tengo en mi casa una novela,la última, creo, y prometo leerla.


Entrevistado por El Mundo

El 04 de Abril de 2005

Visualiza las 5 entrevistas de Javier Cercas.      


Javier Cercas
Escritor

Tras el enorme éxito de Soldados de Salamina, Javier Cercas presenta La velocidad de la luz, "una novela de aventuras sobre la aventura de escribir novelas", según la definición del propio autor.



Quizás te pueda interesar

           
M. John Harrison
           
Martín Fiz

           
José Ovejero
           
Pablo Lizcano

           
Baltasar Magro
           
Miguel Munárriz

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com