Domingo 22 de Octubre del 2017     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a Jana Pik el día 05 de Enero de 2000

Pregunta.-¿A qué jugaban Ana y usted?

Respuesta.-Ana era una chica muy traviesa. Los domingos íbamos a la oficina de su padre y desde lo alto de la ventana vertíamos agua sobre los transeúntes. Ella tenía una repertorio inagotable de bromas. Hacía sonar los huesos como si se le estuvieran descoyuntando y la gente gritaba de susto. Jugábamos a lo que juegan todos los niños: a saltar la cuerda, al escondite. Coleccionábamos estampas de artistas y de los hijos de los monarcas europeos.

P.-¿Cómo se conocieron?

R.-Mi padre, Hans Gostak, había sido jefe del departamento de prensa en el último gobierno civil antes de Hitler. Con el advenimiento del nazismo huimos a Amsterdam. Resultó que la casa que elegimos estaba pegada a la casa de la familia Frank. La suerte quiso que nos llevaran a la misma guardería infantil, luego a la escuela Montesori y así siempre juntas hasta que los nazis truncaron nuestra amistad.

P.-¿Cómo se enteró de que la familia Frank se había escondido?

R.-Nadie se enteró de que se habían escondido, y menos de que lo habían hecho en Amsterdam, bajo las narices de la Gestapo. Era el año 1942 y los nazis ya dominaban toda Holanda. El caso es que un domingo golpeé la puerta de los Frank y nadie salió a abrir hasta que apareció el portero y me dijo que los señores habían huido a Suiza.

P.-Sería un golpe duro para usted que su amiga partiera de forma intempestiva.

R.-Me dio pena. Por otra parte, pensé: mejor para ellos, así estarán a salvo de los nazis. Pero algo no me cuadraba en esa huida. ¿Cómo habían podido realizar tal proeza cuando los nazis dominaban todos los pasos fronterizos?

P.-¿Es cierto que Ana Frank tenía pasta de escritora?

R.-Sí, poseía un talento muy especial. Antes de esconderse ella escribía unos cuentos muy dramáticos. Casi siempre sobre niños maltratados por la vida: niños enfermos o víctimas de los prejuicios de los adultos. Ana poseía un sexto sentido para captar la injusticia.

P.-¿Un sentido premonitorio?

R.-De alguna manera sí.

P.-¿Qué sabe de las partes que Otto Frank censuró del diario de Ana?

R.-Son párrafos de contenido sexual o que hacían alusión a su madre. Por ejemplo, Ana se daba cuenta de que su padre no besaba a la señora Frank "como un hombre besa a su esposa". Ella no tenía un concepto muy elevado de su madre, por decirlo de una manera suave. A veces la compadecía puesto que estaba convencida de que su padre había tenido un gran amor antes de casarse. Un amor contrariado. Por tanto, la señora Frank sólo era una "segunda opción".

P.-¿Qué opinión le merece que Otto Frank censurara a su hija?

R.-Oiga, tampoco es que fuera una censura draconiana. Un parrafillo aquí, una corrección de sintaxis allá... Ha de saber usted que existen tres versiones del diario de Ana Frank. El que comenzó a escribir de su puño y letra desde su escondite. Una segunda versión que ella misma corrigió con miras a publicarla algún día. En esta "edición corregida" Ana cambia los nombres de las personas con las que compartía el escondite para no comprometerlas. Por último, está la versión que todo el mundo conoce: la recopilación de las hojas que estaban dispersas en el escondite. Hay que destacar que el señor Frank no quiso omitir para siempre las páginas comprometedoras. Él hizo jurar a Cornelius Suijk, el tutor de ese legado, que sólo después de su muerte saldrían a la luz las cinco páginas censuradas.

P.-Al cabo de unos años Ana y usted se vuelven a encontrar en circunstancias trágicas.

R.-En febrero de 1945 nos trasladaron a mi hermana y a mí a Berguen-Belsen que por entonces era un campamento de tránsito y no de exterminio. El cautiverio allí era tolerable. Las condiciones se degradaron con la llegada de la fatídica "marcha de la muerte" procedente de Auschwitz. Aquellos desafortunados venían descalzos, enfermos de tifus, medio muertos de hambre. Los guardias construyeron una empalizada para separarnos de los muertos en vida, para que no fuéramos testigos de su abyección. Me enteré de que en ese grupo había judíos procedentes de Holanda.

P.-No me diga que saltó al otro lado de la empalizada...

R.-A los alemanes les bastaba con ver que alguien se acercaba al muro para disparar y yo lo hice. Me ponía muy cerca y susurraba "¿alguien conoce a Ana Frank?". Hasta que una noche la señora Van Pels, que había compartido escondite con mi amiga, me reconoció y transmitió mi mensaje.

P.-¿En qué estado se hallaba Ana Frank?

R.-Hambrienta, débil, y lo peor, sin esperanzas. Ana estaba convencida de que se había quedado sola en el mundo. Nunca supo que los norteamericanos liberaron Auschwitz y que uno de los supervivientes fue Otto Frank. Me acuerdo de un episodio desgarrador. Un día me propuse recolectar un poco de comida para Ana y le lancé el paquete por encima de la empalizada. Al rato oí que sollozaba: una mujer igual de hambrienta que ella le había arrebatado el paquete. Al día siguiente conseguí darle algo de comer. Fue todo cuanto pude hacer por ella poco antes de que los nazis la asesinaran.


Entrevistado por Ramy Wurgatf

El 05 de Enero de 2000




Jana Pik
Amiga de Ana Frank

"Yo susurraba junto al muro: `¿alguien conoce a Ana Frank?" Las primeras confidencias sentimentales, las risas, los enfados por pequeñeces... Una amistad que se consumió en la hoguera del Holocausto. Es duro remover esos rescoldos pero no hay sitio, por remoto que sea, al que Jana Pik no vaya para contar la historia de Ana Frank, su compañera de infancia. Jana, de 71 años, vive en el barrio de Kiriat Moshé, al oeste de Jerusalén. Su apartamento queda cerca del Museo Yad Vashem, donde se conserva una impresionante muestra fotográfica del Holocausto. Allí se ven las montañas de cadáveres asomando de la fosa común, los obreros de un taller donde se fabrica jabón con grasa humana. La historia de Ana Frank, con el optimismo que envuelve, tiene la virtud de poner lo inconcebible a la altura de nuestro entendimiento. Todavía más en un relato como el de Jana Pik, exento de patetismo, humorístico si cabe.





           
           

           
           

           
           

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com