Jueves 21 de Junio del 2018     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a Ernesto Ekaizer el día 11 de Septiembre de 2003

Pregunta.- Buenos día señor Ekaizer: Ahora que se cumple el trigésimo aniversario del golpe de Pinochet veo con frecuencia en diferentes cadenas de televisión de EE UU (donde vivo) un programa que se repite llamado "Los crímenes de Henry Kissinger", en el que se le entrevista y él niega su participación en el golpe. ¿Hasta qué punto usted cree que los EE UU estuvieron involucrados? ¿Tiene alguna credibilidad la teoría de que Allende tenía una gran dependencia de la dictadura castrista? Muchas gracias

Respuesta.- Mi opinión, después de leer y contrastar miles de documentos desclasificados por la Administración Clinton en 1999 y 2000 es que los Estados Unidos intentaron frustrar que Salvador Allende asumiera como presidente de Chile.

P.- ¿Continúan celebrando los pinochetistas el 11 de septiembre?

R.- La Fundación Pinochet realiza hoy un acto de homenaje a Pinochet, pero la derecha heredera de su régimen, la Unión Demócrata Independiente (UDI) ha convocado una jornada de reflexión, con la que pretende desmarcarse de los nostálgicos. Hace un cálculo electoral: si quiera alguna vez ganar elecciones en Chile para la presidencia tiene que desmarcarse del pinochetismo puro y duro.

P.- Eduardo Frei negoció la compra del 51% de las minas de cobre y la llevó a cabo en el 69 de modo legal, legítimo y consensuado, ¿no tuvo un gran componente demagógico la expropiación del otro 49 por parte de Allende?.

R.- Eduardo Frei Montalva consiguió hacer la llamada "chilenización" del cobre. Pagó un precio muy elevado por el 49% del capital en manos de las grandes multinacionales americanas pero lo que es más importante: estas empresas siguieron controlando la producción y comercialización del cobre a través de contratos de asistencia técnica. Por ello Allende quiso consumar la iniciativa de Frei Montalva. Y por eso, también, la nacionalización contó con los votos de la Democracia Cristiana y el Partido Nacional.

P.- ¿Qué reputación tiene el juez Garzón en Chile?

R.- Si hemos de tomar la palabra a Isabel Allende, hija de Salvador Allende y presidenta del Congreso de los Diputados de Chile, lo que está ocurriendo ahora -el destape, la primavera de Allende y los juicios en los tribunales- no se explica si no es por la acción del juez Baltasar Garzón. El arresto de Pinochet el 16 de octubre de 1998 en Londres despertó de su letargo cuando no complicidad a la justicia chilena. Creo que Isabel Allende tiene razón. El accidente del arresto de Pinochet en Londres marca un antes y un después en Chile. Ya nada volvería a ser lo mismo en este país.

P.- ¿Cómo es posible que Pinochet viajase a Londres sin un estátus diplomático?

R.- El general Augusto Pinochet viajó en repetidas ocasiones a Londres desde 1991. Hasta 1998 tenía el status de comandante en jefe del Ejército chileno, pero no viajaba a Londres en misión oficial. Todo lo contrario, iba casi de incógnito.

P.- ¿Cuál fue el papel del abogado Joan Garcés en el proceso contra Pinochet? ¿Lo cosiderará Pinochet su bestia negra?

R.- Pinochet dejó salir de Chile, el 22 de septiembre de 1973, a Joan Garcés, un politólogo valenciano que fue asesor persona de Salvador Allende entre 1970 y 1973.

P.- ¿Cuál es su libro favorito sobre Chile?

R.- Se han escrito muchas obras interesantes sobre el golpe militar. Hay un libro llamado La Conjura de los 1000 días, por ejemplo, escrito por la periodista Mónica González, otro libro de gran interés es Los zarpazos del Puma, de la periodsta Patricia Verdugo.

P.- ¿Con cuánta gente habló para escribir 1000 páginas? ¿En qué momento decidió que ya era hora de empezar a escribir?

R.- El borrador original tenía más de 1.700 páginas. Sabía que esto no se iba a publicar. Pero no podía definir la versión final hasta que no tuviera negro sobre blanco toda la investigación.

P.- Después de pasarse tres años trabajando en torno a Pinochet, ¿cuál es su opinión sobre él y lo que hizo? De alguna manera, ¿llega a comprenderle? Supongo que es imposible no hacerlo, ¿no?

R.- Para comprenderle, es necesario acudir a Shakespeare, a Macbeth y a Julio César, pero también a la guerra civil española, a cómo Franco va maniobrando entre sus pares para alzarse con el poder.

P.- Supongo que habrá intentado entrevistar al propio Pinochet. ¿Cuál ha sido la respuesta? Si pudiese hacerle una pregunta, ¿cuál sería?

R.- He mantenido entrevistas con amigos personales de Pinochet, como es el caso del empresario de origen suizo Peter Schaad, con sus abogados en Chile y en España. He hablado con generales que participaron en el Golpe del 11 de septiembre. En julio de 1999, mientras Pinochet, estaba en Londres bajo arrestro domiciliario solicité una entrevista con su agente de relaciones públicas, Patrick Robertson. Pinochet había concedido una entrevista al Daily Telegraph. La entrevista fue tan mal -al menos la gente de Pinochet consideró eso- que Robertson me dijo: "La campaña de prensa de Pinochet ha empezado y terminado con la entrevista del Daily Telegraph.

P.- Ernesto: esto no es una pregunta sino un saludo. Soy Jorge Llistosella (¿recordás el departamento de Coronel Díaz?). Un abrazo desde Buenos Aires. Chau.

R.- ¡Cómo no recordar Coronel Díaz! ¡Cómo no recordar aquel armario repleto de camisas de todos los gustos -siempre clásicos- de una casa cuyo nombre ahora no puedo recordar y que también era de mi preferencia! Aquellos días en los que la luz del día era difícil de avizorar. ¡Gracias por el recuerdo! Alto desgarbado, pelo abundante, y entrecano, ¡supongo que seguirás igual! Adiós.

P.- ¿Cree que Chile sería una potencia económica en América del Sur, de no haber prosperado el Golpe Militar? ¿Opina lo mismo de Argentina y en general de todo el Sur de America del Sur?

R.- Chile no fue ni podría ser una "potencia" en América del Sur. Esto porque no es un país con una posición relativa importante en el mercado mundial. Su dependencia del cobre, por otra parte, siempre fue un freno a su desarrollo. Treinta años después del golpe, Chile sigue teniendo los mismos problemas. Es cierto que es una economía --macroeconómicamente hablando--estable, pero al mismo tiempo sigue presentando los niveles de distribución de riqueza más desiguales de América Latina. El caso de Argentina es diferente. Tuvo una posición relativa muy fuerte en el mercado mundial después de la Segunda Guerra Mundial (carne, cereales etc.)pero la clase política la dilapidó.

P.- ¿Sabía el Gobierno chileno del gran recibimiento que le darían las Fuerzas Armadas a Pinochet a su regreso de Londres? ¿No cree que le pudo incomodar?

R.- En efecto, el Gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle conoció el día previo a la llegada de Pinochet lo que se preparaba. Incluso, supo que la banda militar tocaría en el grupo 10 de la Fuerza Aérea Chilena, aeropuerto en Pudahuel, las canciones alemanas Erika y Lilí Marlene.

P.- ¿Cuál fue el papel del Gobierno español durante el proceso contra Pinochet?¿Entorpeció las maniobras de Garzón para juzgar al dictador chileno o se mantuvo al margen?

R.- El Gobierno de José María Aznar aprobó la solicitud de extradición de Pinochet a Londres la misma semana en que el juez Garzón la pidió, sin demora alguna. Fue, si mal no recuerdo, consejo de ministros en su reunión del 6 de noviembre de 1998, la que cursó la petición. Fue en tiempo récord.

P.- ¿Cree que el Gobierno de Tony Blair, que se autodenomina laborista/progresista, actuó correctamente al evitar la extradición de Pinochet a España para que fuera juzgado?

R.- Blair, Straw y Cook pudieron haber frustrado --mediante mil triquiñuelas--la detención de Pinochet, pero dejaron hacer a la policía y a la justicia británica. En marzo de 1999, la Cámara de los Lores, resolvió que Pinochet no tenía, en su calidad de ex jefe de Estado de Chile, inmunidad frente a los delitos de tortura cometidos a partir del 8 de diciembre de 1988--fecha de ratificación por Reino Unido de la Convención contra la Tortura de Naciones Unidas--, lo que fue considerado por el ministro del Interior de la época, Jack Straw, como una victoria.

P.- En su opinión, procesos como el que se sigue contra Pinochet, ¿harán más difícil la transición hacia la democracia en regímenes autoritarios? ¿Los dictadores se aferrarán al poder para evitar ser sometidos a juicio?

R.- Esta es una afirmación de Margaret Thatcher que Aznar, tan veloz en plagiar a sus admirados líderes extranjeros --véase en la guerra de Irak con el tema de las armas de destrucción masiva y la presunta compra de uranio enriquecido por parte de Sadam Husein-- repitió en 1999.

P.- Buenas tardes...¿Es que todo el ejercito se puso a favor del subversivo? ¿Nadie defendió al presidente, que permitieron que lo asesinaran vilmente asediado..? Gracias.

R.- Hubo generales leales. Pero estos fueron barridos en agosto de 1973. Me refiero a los tres puestos clave del Ejército: el comandante de la guarnición de Santiago (general Mario Sepúlveda); el comandante de Institutos Militares (general Guillermo Pickering) y el propio Carlos Prats, comandante en jefe del Ejército. La Fuerza Aérea y la Armada estaban unidas por el Golpe. El general de aviación Alberto Bachelet, padre de la actual ministra de Defensa, Michelle Bachelet, fue detenido y torturado. Falleció en 1974. Hubo otros militares leales, pero carecían de mando en tropa.

P.- ¿Cree que la transición puede considerarse cerrada, pese a que Pinochet no ha sido enjuiciado?¿Los actuales militares chilenos serían capaces de encabezar un nuevo golpe de Estado?

R.- Los juicios continúan en Chile. Hay unos 360 agentes del Estado (generales de todas las FFAA, entre ellos) procesados y los grandes y pequeños casos son esclarecidos. Pero la ley de autoamnistía aprobada por Pinochet en 1978 sigue vigente. En algún momento, una vez que se dicten sentencias, los jueces tendrán que decidir si aplican esa ley o no. Ese será el momento decisivo. También será la gran prueba para el actual comandante en jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre, que intenta distanciarse del ejército pinochetista de 1973.

P.- Saludos y felicidades por el libro. ¿Alguna idea de porqué se escogió la fecha del 11 de septiembre? ¿Porqué esa fecha y no otra? ¿Qué circunstancias propiciaron esa fecha?

R.- La fecha del martes 11 de septiembre de 1973 fue decidida por el almirante José Toribio Merino, el número 2 de la Armada, en Valparaíso, después de visitar a Allende (tuvieron un almuerzo el viernes 7 en el palacio de la Moneda). Merino quería que Allende le nombrara comandante en jefe de la Armada en sustitución del almiranten Raúl Montero, que era constitucionalista y leal al presidente Allende. La idea de Merino era dar el golpe como la cabeza de la Armada en toda regla. Pero al ver que Allende no cedía abandonó los pruritos formales.

P.- ¿Aceptará de una vez la derecha chilena las reformas necesarias para completar la transición en Chile y deje de ser una democracia encerrada en una jaula de hierro?

R.- Tencha Allende acaba de declarar en EL PAÍS que Chile vive en una "democracia coja". La derecha chilena pueda pactar algunos cambios, pero nunca renunciará al sistema electoral, ideado en época de Pinochet, el sistema binominal, que le permite sacar, con un número pequeño de votos, un número de representantes suficiente como para bloquear las grandes reformas. Hay que precisar. La Constitución Política del Estado de 1980 rige en Chile. Hay senadores que representan a...las Fuerzas Armadas --no han sido elegidos por nadie--, hay senadores designados, el presidente no puede destituir a los comandantes en jefe de las FFAA, etc.

P.- Buenas tardes Sr. Ekaizer, ¿Me gustaría saber en su opinión ,cuál es el dato más desconocido para los españoles que usted aporta en su libro?

R.- El libro aporta muchas primicas informativas. Algunas se refieren a detención de Pinochet en Londres. Contra lo que se cree hasta ahora, Baltasar Garzón actuó con mucha cautela. La policía británica, que estaba dispuesta a arrestar a Pinochet, explicó, la tarde del 16 de octubre de 1998, a través de los policías de enlace en la embajada española en Londres que Nueva Scotland Yard quería detener a Pinochet, pero se necesitaba la orden de detención. Uno de esos policías, Francisco López de Arenosa, recordó cuando el detective inspector de Scotland Yard le pídió ayuda una anécdota sobre Pinochet. Él, López de Arenosa, con algo más de 20 años, había estado presente el 22 de noviembre de 1975, junto a su novia, frente a las Cortes españolas cuando Pinoche visitó España para acudir al funeral de Francisco Franco y a la proclamacióndel rey Juan Carlos en las Cortes. López de Arenosa tenía en la retina. ¡Por supuesto, estaba dispuesto a hablar con sus jefes en Madrid a fin de pedirles que enviaran cuanto antes la orden de arresto! Y lo hizo muy mien. Hay otras revelaciones. Cómo salvó el embajador de Franco en Chile la vida de Joan Garcés, asesor de Allende, quien luego lucharía por su arresto en Londres. Cómo fueron los contactos secretos entre el gobierno de Aznar y el de Frei en julio de 1999. Cómo fueron los contactos secretos entre el Gobierno de Frei y Blair. Et.Etc. Etc. Muchas más revelaciones.


Entrevistado por El País

El 11 de Septiembre de 2003

Visualiza las 2 entrevistas de Ernesto Ekaizer.      


Ernesto Ekaizer
Periodista

El 11 de septiembre de 1973 un golpe militar liderado por el general Augusto Pinochet derrocaba el Gobierno de Salvador Allende. Después de tres años de investigación, el periodista Ernesto Ekaizer publica el libro Yo, Augusto sobre el dictador chileno. Coincidiendo con el 30 aniversario del golpe.



Quizás te pueda interesar

           
Irene Lozano
           
Ángel Cappa

           
Pablo Pardo
           
Manu Carreño

           
Carlos Elordi
           
Carmen Tomás

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com