Viernes 21 de Septiembre del 2018     |     11909 entrevistas registradas.         

   

Busca entevistas:

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Entrevista a Enrique Vila Matas el día 10 de Octubre de 2005

Pregunta.- Buenos días. ¿Es cierto que Lobo Antunes le pidió permiso para titular su novela "Buenas tardes a las cosas de aquí abajo? ¿En qué novela suya aparece esa frase?

Respuesta.- No me pidió el permiso ni tenía por qué hacerlo. Por otra parte, a él no le conozco personalmente. La frase del título pertenece a Valery Larbaud y aparece en "Bartleby y compañía"

P.- ¿Vila-Matas = Pasavento?

R.- Pasavento no está respondiendo en este encuentro digital. Está perdido en un país de sombras. En compañía de sus hetéronimos, el doctor Ingravallo, el doctor Pynchon y otros. Yo he acudido -como el autor que soy de sus días- en representación suya.

P.- Cuando leí su "Bartleby y Compañía" me soprendió encontrar reunidos a tantos "amigos" (como los llamaba Hofmannsthal) con los que sin una voluntad sistemática había yo ido formando mi biblioteca. De vez en cuando necesito un amago de esa fuga de Pasavento (de mi trabajo, de mis amigos, de mi mujer) para poder seguir con mi personaje. Pero a diferencia de Pasavento, yo me guardo de escribir aun privadamente, no tengo genio para ello. Según su experiencia como lector, ¿puede bastar la lectura para exorcizar el afán de fuga y que no se convierta en lo que en realidad es? Gracias por su obra y por descubrirme a Walser.

R.- Nada me descansa tanto a mí como la lectura, porque quien lee soy yo mismo mientras que cuando escribo utilizo máscaras.

P.- Ayer lo vi y escuché en Canal 33, y me sorprendieron mucho sus declaraciones respecto a Zafón y políticos, no es habitual en usted que siempre parece tan moderado y prudente. Daba la sensación de que estuviera un poco harto y necesitara desahogarse.

R.- Ayer aparecí con una deliberada máscara de hombre fatigado de tanta tontería que noto, día a día, que me rodea. No debería haber dado nombres, pero la infracción ya está hecha. "Hay un proceso de abandono de los editores a los lectores", acaba de decir Luis Mateo Díez. Y creo que lleva toda la razón del mundo. A costa de conquistar a lectores de un solo libro,los editores están olvidando al lector que lee, a aquel que tiene un reto y que exige. Ese lector, alejado del que lee para entretenerse, no debería ser olvidado por los editores porque eso, a largo plazo, va en contra incluso de sus propios intereses económicos. No hay mejor que aquel al que ganas para la pasión. Son lectores que no te abandonan. Ayer me desahogué, es cierto.Pero es que llega un momento en que uno no está dispuesto a "perder la vida por delicadeza".

P.- ¿No es una contradicción el querer desaparecer pero al mismo tiempo ser reconocido, ta l y como le ocurre al Doctor Pasavento??

R.- Claro que lo es. ¿Acaso no todos somos contradictorios? Deseamos ser queridos y al mismo tiempo no serlo, etc. En la primera página de "Doctor Pasavento" ya está escrita la respuesta a su pregunta: "Sospecho que paradójicamente toda es pasión por desaparecer, todas esas tentativas, llamémoslas suicidas,son a su vez intentos de afirmación de mi yo"

P.- ¿Sabe usted que su libro está en todas las librerías y con un número considerable de ejemplares? ¿no cree usted que el doctor Pasavento debe estar un poco abrumado? Besos

R.- Con este libro -hablo como autor, pues Pasavento está escondido y bien escondido- ha pasado lo que menos esperaba, que se abriera un hueco entre todos los bodrios que pueden verse en las listas de ventas. La explicación de este raro fenómeno podría estar en esos lectores "olvidados por tantos editores de hoy" que reclaman una literatura que busca a lectores exigentes: esa literatura a la que me acostumbré cuando en los años sesenta comencé a leer.

P.- Hola Enrique, nuevamente me lo estoy pasando muy bien con tu libro. Lo que pasa es que después de éste ya no puedes seguir escribiendo. ¿Crees que hay alguna salida? Besos

R.- Me encuentro en una encrucijada totalmente desconocida por mí y me paso el día divagando sobre si seguiré o no escribiendo, siempre con el convencimiento de que, en cualquier caso, debo entrar en una aventura radical y muy valiente si deseo dedicar los dos o ters próximos años a un nuevo -en el sentido literal de la palabra- libro.

P.- Hola Enrique! Quiero decirte que eres mi escritor favorito. Compre "Doctor Pasavento" hace dos semanas y comence a leerlo en el aeropuerto rumbo a Paris. Solo queria contarte que fui a la farmacia Dupeyroux de la rue Vaneau y le dije a la chica tan simpatica que atiende que diera aspirinas, que pasear por Paris me daba dolor de cabeza. No se si me entendio porque mi frances... Saludos

R.- A esa chica hay que cuidarla mucho porque -sobre todo cuando el libro aparezca en marzo de 2006 en Francia- es previsible que necesite más de una aspirina.

P.- sr. Vila Matas: llevo dos días pensando en baluartes voladores; ¿qué hago?: ¿busco un doctor Ingravallo, lo hago público o no se lo cuento a nadie?

R.- Los encontrará en muchos versos de Rimbaud, creáme. También existe una literatura visionaria.

P.- El personaje de su último libro navega por internet como pez en el agua, ¿usted tambien?

R.- Tengo controlada a la mitad de la población mundial.

P.- Buenos días, Enrique ¿Qué es lo primero que haría si el jueves la Academia sueca anunciase que el Nobel es para Vila-Matas?

R.- Haría un discurso en el que citaría a Roberto BOlaño. A continuación renunciaría al premio.

P.- Hola artista. ¿Qué escritores actuales en lengua castellana admiras y por qué? Muy agradecido

R.- La clásica pregunta-trampa. Y la clásica respuesta a la pregunta-trampa: no voy a nombrar a nadie porque es seguro que olvidaría a grandes escritores o a grandes amigos.

P.- Sr. Vila-Matas, creo que usted es el escritor más original, (en el buen sentido de la palabra), de este país. ¿Qué se siente al saberse el futuro de la literatura? ¿Cómo lo hace?

R.- Tan sólo he tratado de aportar una cierta renovación a la literatura europea suponiendo que ésta exista, pues soy de los que borran las fronteras. Sólo trato de darles a mis palabras sentido, dándoles sombra: un sentido que dice que en mi país nada ambíguo no avanzo, pero mi vida lo hará por mí exiliándose. No estoy entre los clásicos que aprecian los españoles todos. Lo sé. POr eso avanzo.

P.- Si digo Bolaño,en qué piensa? Y si digo Belano? Un saludo desde Bélgica en una inusual mañana con sol

R.- Que me llega Bolaño desde una mañana de sol en Bélgica. Sobre Bolaño, por ahora, sólo por ahora, ya he dicho todo lo que tenía qué decir. Lo encontrará en estos dos artículos: "Bolaño en la distancia" y "Un plato fuerte de la China destruída" Aprovecho para decirle que se ha inaugurado una web dedicada al escritor www.robertobolano.com

P.- De no haber sido escritor, qué le hubiera gustado ser?

R.- ¿Acaso ya no tengo tiempo de ser otra cosa?

P.- Querido Enrique, tras leer tus ultimos libros desde Burtleby hasta Pasavento hemos observado que tus articulos publicados estan estrechamente unidos a las novelas, no te apeteceria cambiar de registro y tematica en los articulos? Gracias desde Toulouse

R.- Está todo engarzado, estrechamente unido. Me preguntas si me gustaría cambiar de registro. Y debo decirte que no me importaría. Lo cierto es que en muchas ocasiones algunos artículos un tanto literarios -los que escribía en Letras Libres,por ejemplo, donde dejé de colaborar- resultaron ser una fuente de inspiración para mis novelas.

P.- Estimado Enrique, ¿crees que se encuentra tan presente en la vida como en tu obra la similitud y la coincidencia de distintos hechos como motor de lo que acontece?

R.- Pienso en lo que me ocurrió con la rue Vaneau (ver "Doctor Pasavento") y en lo que he tenido que callar de esa rue Vaneau (es decir, pienso en lo que no aparece en mi novela) y le aseguro que la asociación de ideas conduce a revelaciones poderosas. LO que me extraña es que aún ningún crítico haya visto la relación directa (de pura cepa surrealista) entre los episodios de la rue Vaneau y "Nadja", el libro de André Breton.

P.- Lei hace tiempo una reseña que hizo de "Los detectives Salvajes" de Bolaño. ¿Le ha impresionado al mismo nivel "2666"? Un saludo

R.- La encuentro, sin lugar a dudas, muy superior. Uno de los temas de esa gran novela es el intento de creación -con todas su fuerzas hasta el límite- de una obra maestra, esa obra maestra que todos sabemos que aún nadie ha escrito. Dicho esto, le diré que si alguien al comenzar una novela no se propone escribir una obra maestra, no puede considerarse exactamente un escritor.

P.- ¿Qué queda en usted del Tenorio de Veracruz que renegaba de la literatura y prefería la vida? Un fiel lector suyo.

R.- 1) Los recuerdos de un verano "mexicano" en el lugar más feo de la isla de Mallorca. Elegí un mal sitio para preferir la vida. 2) Los recuerdos de cómo intentaba saber cómo se escribía una novela y de cómo decidí que yo no era novelista, sino escritor de libros, de artefactos literarios. Me propongo volver al cuento, lo acabo de decidir en este instante.

P.- Ríase, pero ¿sabe que tiene mucha suerte? Yo daría un brazo por que Isabelle Adjani me hubiera mirado de esa forma en una fiesta

R.- Me río mientras temo volver a encontrarme con ella y que ni siquiera me mire.

P.- ¿considera que los libros son demasiado caros en España? ¿es por ello que los jóvenes cada vez lean menos, o subyacen otros motivos? ¿Caería Bartleby víctima de la Playstation?

R.- Un amigo venezolano me visitó ayer en casa y me contó que había comprado "Tristram Shandy" en una librería de viejo y le había costado seis euros. Se sentía muy feliz porque, como siempre ocurre,lo barato siempre pasa desapercibido. De eso se encarga precisamente el famoso mercado.

P.- Hola sr. Vila-Matas, me encanta su obra y su forma de abordar la literatura. ¿Cree que se silencia a los escritores? ¿Cree que la literatura de verdad tiene hueco entre tanta guerra editorial? ¿Cree¿Cree que los lectores hemos perdido el norte? Muchas gracias por sus libros

R.- Lo que podríamos llamar literatura escrita con seriedad y responsabilidad y visión literaria del mundo (es decir, lo que ha sido siempre la "gran literatura") va perdiendo espacio por la actitud irresponsable y nada literaria de algunos -como he dicho antes- editores de novelas falsas sobre el santo Grial.

P.- Sr. Vila Matas. Como letra(mal)herido le felicito por su obra y en mi complicidad/afinidad hecho de menos a dos escritores que habrían encajado mejor en su autoficción: Mann y Pavese (pasado muy por encima en "El mal de Montano"). ¿Debo esperarles en su nueva obra? ¿No le parecen suficientemente sugerentes?

R.- Acierta usted de lleno,sobre todo en lo de Thomas Mann, al que admiro, aunque representa todo lo contrario de lo que me interesa. Prefiero, por ejemplo, los fragmentos de Kafka que el sentido totalizador de Mann.

P.- ¿Ha visto actuar últimamente a Van Morrison? ¿No le parece que da mucho menos de lo que realmente puede, tanto en directo com en estudio? ¿Tiene algún tema favorito?

R.- A mí me parece que actúa con una falsa desgana. Entre muchas canciones elijo "Shanendoah"

P.- ¿Cuando alguien le reconoce por la calle le firma el autógrafo con lapiz para desaparecer cuanto antes?

R.- Firmo con rotulador porque incluyo un dibujo. El dibujo de mi vida.


Entrevistado por El Mundo

El 10 de Octubre de 2005

Visualiza las 2 entrevistas de Enrique Vila Matas.      


Enrique Vila Matas
Escritor

Tras Bartleby y compañía (2000) y El mal de montano (2002), regresa con Doctor Pasavento, donde la literatura vuelve a convertirse en experimento vital. Biografía (supuesta realidad) y ficción se alían para crear un artefacto narrativo lúdico (con zonas de oscuridad), potente y, como siempre, original.



Quizás te pueda interesar

           
Javier Reverte
           
Martí Gironell

           
José María Bermúdez de Castro
           
Pío Moa

           
Javier Memba
           
Alejandro Gándara

Nueva entrevista       Entrevista al azar

Interviús © 2017 www.intervius.com